TODOS SOMOS PROBADORES

Por Carlos Permuy
Siempre que os he hablado de neumáticos en el pasado lo he hecho generalizando. Puedo haber dicho que he ido a la presentación de tal o cuál marca y modelo, pero siempre he generalizado la información en mis artículos y más en un tema tan personal y que genera tanta controversia como este.

No obstante, esta vez voy a hacer una excepción porque quiero hablaros de unos neumáticos para motos trail que tienen un pequeño detalle: se han desarrollado usando motos BMW R 1200 GS LC, alguna de ellas sólo con el piloto y otras con piloto y pasajero por todo tipo de carreteras y pistas off-road, precisamente lo que hacemos la mayoría de los usuarios de las GS entre los cuales me incluyo.

Estoy hablando de los nuevos Michelin Anakee Adventure, que fueron presentados el mes pasado en Portugal y los pude probar durante dos días por todo tipo de terreno. No obstante, creo que me estoy adelantando y me parece importante explicar en primer lugar por qué se han desarrollado con BMW GS.

BMW y Michelin tienen firmada una colaboración a nivel de fábrica desde hace ya casi tres lustros en la cual cada vez se han ido intercambiando más información para mejorar los neumáticos de la marca del Bibendum. Hace ahora tres años, BMW puso sobre la mesa algunas condiciones para la próxima generación de Michelin Anakee tales como más estabilidad a alta velocidad, más agarre en mojado, más duración, más agilidad, óptimo comportamiento ante cualquier tipo de piso y que aceptaran la potencia de los nuevos bóxer por agua.

Imaginad la cara de los ingenieros de Michelin al ver “la lista de la compra” de BMW porque, como es lógico, más duración es algo que va reñido con más agarre… A no ser que tengas como jefe de equipo a un ingeniero cuyo nombre es Jean François Roziere. Imagino que este apellido no os sonará de nada, pero si empiezo a deciros que ha sido el responsable de algunos neumáticos tan icónicos como los Anakee Wild y los Pilot Road 5 Trail, entonces, con total seguridad, ya empezaréis a estar interesados en este señor. Si además os digo que es el inventor de varias patentes para Michelin en cuanto a neumáticos se refiere, aquí seguro que vuestro interés crece.

¿Y qué ha hecho el bueno de Jean François a la hora de desarrollar los Anakee Adventure? Pues, lo primero ha sido partir de una hoja en blanco en lugar de tomar como base los anteriores (los Anakee III) y desarrollar un polímero específico para ellos. En este punto os tengo que soltar un rollo técnico porque esto es muy importante. Todos los neumáticos están hechos de caucho natural y de caucho sintético compuesto, este último por una serie de polímeros creados en laboratorio. Pues bien, resulta que en el mundo hay un “supermercado de polímeros” donde todas las marcas de neumáticos acuden, miran el catálogo, eligen el que más les gusta y después desarrollan el neumático según ese polímero, adaptando su diseño y funciones a él.

No obstante, a Jean François eso no le acababa de gustar. Debió de pensar que para ser como los demás siempre estaba a tiempo, por lo que se lio la manta a la cabeza y desarrolló una serie de polímeros propios específicamente para estos neumáticos. Pero no os penséis que era la primera vez que lo hacía, no. Desde años atrás Michelin desarrolla sus propios polímeros para gomas deportivas o sport/turismo. Ahora era el momento de dar el salto al mundo trail.

Y vaya si lo han hecho: compuesto bigoma, nuevos compuestos de sílice, nuevos polímeros, nuevo dibujo con canales de tamaño variable, tacos laterales con puente con los centrales, en fin, una oda al desarrollo y a la ingeniería digno de mención.

Pero vamos a lo que nos interesa, que no es otra cosa que nuestras GS. A medida que iban desarrollando el neumático Jean François debió pensar que habría que probarlo sobre el terreno con las motos trail de su colaborador (BMW) y, ¿qué hizo? Pues irse a Sudamérica y recorrer con los prototipos de Anakee Adventure 7.900 kilómetros por todo tipo de carreteras y caminos, desde Ushuaia a Antofagasta, pasando por Mendoza, de los cuales 2.700 kilómetros fueron sin asfaltar. Para ello utilizó doce BMW R 1200 GS LC (cinco de ellas con pasajero), con lo cual el desarrollo del neumático, como ya os he dicho, se ha realizado enteramente con nuestras GS, lo cual ya de por sí es una garantía.

Pero ¿cómo van? Pues sólo os diré que, bajo mi punto de vista, marcarán un antes y un después en el sector del neumático trail. Absolutamente todos los que estábamos allí salimos encantados y había gente muy profesional. Da igual lo que les eches, se lo tragan todo y con nota altísima. Estables a alta velocidad, giran como un demonio, por campo asombran de lo rápido que puedes ir con ellos y con el asfalto húmedo ningún susto (me falta probarlos en mojado).

Eso sí, en esto de los neumáticos, probadores somos todos, ya que un neumático puede transmitir sensaciones muy buenas a una persona y muy malas a otra. Por lo tanto, ya me diréis vuestra opinión si los probáis.

Por último, agradecer la interesantísima y distendida charla que tuve con Jean François Roziere, pues tuve la suerte de que se sentara a mi lado por casualidad para cenar y tuvo la amabilidad y la paciencia de contestar las cientos de preguntas que le hice. ¡Ah! Se me olvidaba, ¡también lleva una BMW!

¡Hasta el mes que viene!

Deja tu comentario