Advantec

BMW BOLT10, ¡ESPECTACULAR!

Cuando decides tener tu propia cafe racer tienes que ver si optas por un estilo más puramente ‘cafetero’ (es decir, emulando las líneas de las motos clásicas) o apostar por unos acabados más futuristas. Para quienes se decantan por la primera opción, escoger una BMW R100/T como moto base es un acierto y la customización que os traemos hoy es un buen ejemplo de ello.

Con esta customización lo que se ha pretendido es seguir la línea clásica tan característica de la BMW R100/T, pero asegurando que su funcionamiento y prestaciones no parezcan las de una moto que tiene más de 35 años. Es más, si pudiéramos conducir esta moto con los ojos vendados, al bajar de ella, nadie diría que ha estado subido en una moto que lleva en la carretera más de tres décadas. Esto se debe a que el motor ha sido totalmente reconstruido y funciona como nuevo.

Muchos cometen el error de pensar que una moto customizada es una pieza de museo o un objeto meramente decorativo; es decir, que acabará guardada en el garaje. Y nada más lejos de la realidad. Cuando la customización está hecha por unas manos que saben lo que hacen, la máquina resultante puede ser utilizada a diario. La cafe racer que os traemos hoy es la #Bolt10, obra de Bolt Motor Company, taller especialista en cafe racer, que ha conseguido respetar las líneas limpias de las BMW clásicas, actualizándolas y consiguiendo un resultado que obliga a darse la vuelta al cruzarse con ella.

Para pasar de una BMW R100/T a esta cafe racer se ha cambiado el subchasis para conseguir un asiento lo más pequeño posible, respetando siempre las dos plazas. Llama también la atención la elección del color, un azul oscuro que consigue un aspecto muy elegante, cromatismo poco utilizado en este tipo de customizaciones. Las llantas, las rueda, el ante del asiento… todo suma para conseguir una cafe racer que es una delicia para cualquier amante de las BMW clásicas.

Deja tu comentario