Advantec

BEA EGUIRAUN Y SU PASIÓN POR LAS MOTOS CUSTOMIZADAS, DEL SUEÑO AL ESTILO DE VIDA

La pasión de la mayoría de las niñas de nueve años no suele ser el mundo del motor. Sin embargo, la niña que fue la joven mujer de esta historia ya estaba fascinada por las motocicletas desde muy pequeña.

Beatriz González Eguiraun, Bea Eguiraun, supo a temprana edad que le apasionaba la motocicleta. Lo que la joven española no se dio cuenta en aquel entonces era que acabaría dedicándoles su vida. Hoy trabaja como periodista y es presentadora en un programa de televisión sobre coches y motocicletas. Y es también una piloto de pruebas.

De la pasión a la profesión

Al principio, Beatriz González sólo sabía que quería trabajar en el mundo del motociclismo. Pasó años trabajando para la revista ‘MotoGP’, donde dedicó tiempo y esfuerzos al deporte de motos, especialmente a las carreras. Entonces, un día decidió que escribir y hablar de motos ya no era suficiente: quería montarlas ella misma. Ahí fue cuando comenzó la verdadera diversión.

Poco después, comenzó a trabajar como piloto de pruebas de motocicleta y presentadora de un programa de televisión en España: “Ahí es donde descubrí mi amor por las motos cafe racers”, dice, “Solía verlas en las carreteras todo el tiempo y me gustaban. Pero fue sólo cuando empecé a investigarlas y escribir sobre ellas cuando realmente empecé a entenderlas”.

Un entorno desafiante

Beatriz siempre ha tenido que defender su amor por las motocicletas, especialmente frente a sus padres, quienes no aprobaban su estilo de vida ni su decisión de viajar por el mundo y dedicar su vida al motociclismo. Pensaban que era un ambiente inadecuado para una mujer y que ella no sería capaz de construir una vida propia a su alrededor.

También encontró gente que constantemente cuestionaba su experiencia y habilidades. Hoy en día, disfruta de un gran seguimiento en las redes sociales y de la confianza de la gente. Sus pruebas de motocicleta le han hecho ganarse su condición de gurú en el mundo del motociclismo español.

Un sueño aparcado sobre la marcha

Cuando Beatriz decidió conseguir su propia cafe racer, se fue por una BMW R80 de 1983, el modelo que más le gustaba. Luego le empezó a hacerle algunas modificaciones. “Estaba segura de que mi primera motocicleta sería una de las BMW R”, dice. “Estéticamente hablando, es el modelo más bello y elegante, sin duda, tanto en lo referido al tanque, que rebosa elegancia, como al motor. El motor bóxer distintivo de la serie R clásica es lo primero que se aprecia cuando ves una de estas motos. Me gusta este tipo de motor para su manejo, por no hablar de sus válvulas laterales y el rugido cuando lo aceleras: estos motores tienen su propia personalidad especial”.

“Las motocicletas de la serie R de BMW (las 45, 80, 100, etc.) se han convertido en iconos de su tiempo. Siempre son las protagonistas en eventos de motocicletas clásicas o personalizadas e incluso se han utilizado sus motores como decoración. Cuando llegó el momento, sabía que elegiría este modelo como mi primera cafe racer”.

Planes futuros

Cuando termine de trabajar en esta primera máquina, Beatriz planea modificar otro modelo de la serie BMW R –esta vez, una R100RS–. Y algún día espera tener su propia colección de motocicletas.

Vídeo:

https://youtu.be/di_rDQ5Ybnw

Deja tu comentario