BMW, EL ‘OCTAVO ARTE’

Por Willy Sloe Gin
No sabría situar en el tiempo el momento en el que, ya enamorado del cine, se convirtieron las motos en algo necesario en mi vida. Ayudó el Séptimo Arte, que dio salida y apoyó al Octavo en tantas películas inolvidables. En aquellas películas, siempre fueron las motos actrices protagonistas, nunca de reparto. Por poco tiempo que se les diera, por poca cuota de pantalla que tuvieran, que es como se dice hoy día.

Nadie recordaría ‘Vacaciones en Roma’ sin asociar esta película al scooter pilotado por Gregory Peck y Audrey Hepburn inventando el concepto de paquete. El Séptimo Arte se puso al servicio del ‘Octavo’, sabiendo que estos tiestos se convertirían en parte fundamental para la vida de tantos. Desde entonces el Séptimo y el ‘Octavo’ han compartido libertad y aventura, o lo que es lo mismo, la felicidad completa. Recuerdo aquellas sesiones continuas, aquellos programas dobles en cines cercanos. A ‘Laurence de Arabia’ conduciendo hacia su final. Se equivoca quien piense que montaba una Indian. Muchos me lo han dicho. Ni fue en Arabia ni en la India, que fue en la campiña inglesa dónde empieza y acaba esta historia. Y lo fue a lomos de una Brough Superior…

Cine, motos y rebeldía convergieron en la moto de Marlon Brando en ‘The Wild One’. Todos nos sentimos entonces igual de rebeldes, igual de salvajes… Pero más que aquella cazadora negra y a ese gorro, dimos importancia a la belleza de la moto. Pasábamos de unas películas a otras. Bastaba que nos contaran que se veía una moto para que hiciéramos colas interminables a las puertas de cualquier cine.

Y se estrenó ‘Easy Rider’, paradigma de la aventura y de la búsqueda de la libertad. ‘Caballos de hierro’ pintados de inconformismo conducidos por Peter Fonda y Dennis Hopper, con un jovencísimo Nicholson de pasajero. No todo era bueno. Pero nos importaba poco con tal de que en aquellas pantallas enormes apareciera un cacharro con dos ruedas. Me acuerdo ahora de ‘Hopper’, protagonizada por Burt Reynolds, película que nunca me gustó y que, sin embargo, vi varias veces. Empezaba la cosa con el protagonista haciendo un caballito con su moto. Se te paraba el corazón viendo la escena. Y qué decir de aquí el salto del bueno de Steve McQueen en ‘La Gran Evasión’. Otra montura haciéndonos soñar un sábado por la tarde…

Así nos evadimos muchos. Viendo cómo podía alcanzarse la libertad volando por encima de un alambre de espino… La misma libertad que yo buscaba y encontré con mi Dakota. Llegó ‘Mad Max’ y aterrizó con un despliegue casi desconocido de motos japonesas, algunas veces desnudas y otras carrozadas por Rickman u otros genios. Se convirtió ‘Mad Max’ en película de culto para que los que amamos las motos, a todas ellas, todas iguales y todas distintas, poseedoras de mil matices que les otorgan vida y personalidad propia. El Séptimo Arte al servicio del ‘Octavo’.

La moto en sí misma, que sin saber por qué, se transforma en ilusión y libertad. Estoy seguro que, de haber habido motos, la carrera de cuádrigas de ‘Ben Hur’ se habría rodado en una pista de ‘Dirt-Track’. (En cualquier caso está muy bien como está…).

No puedo acabar sin hablar de ‘Prueba 1’, título mal puesto a una gran cinta, ‘On Any Sunday’ (‘Un domingo cualquiera’), lo que esperamos cada semana para salir a montar qué más da adónde.
Escribo algunas de las películas que me han acompañado en alguna ocasión, aunque quién me acompaña siempre es BMW. Por eso, a las películas ‘moteras’ citadas y algunas más, sitúo las motos y modelos que las protagonizarían hoy día:

-Vacaciones en Roma, BMW C 400 X
-Caro Diario, BMW C 400 X
-Lawrence de Arabia, BMW R nineT Urban G/S
-La Gran Evasión, BMW R nineT
-The Wild One, BMW R nineT
-Mad Max, BMW S 1000 XR
-Top Gun, BMW S 1000 RR
-Una extraña pareja de polis, BMW G 310 GS
-Hooper, BMW G 310 R
-Easy Rider, BMW K 1600 Bager
-Oficial y Caballero, BMW F 800 R
-El Cuervo, BMW F 800 R
-Pulp Fiction, BMW R nineT
-Terminator II, BMW S 1000 R
-Misión Imposible III, BMW S 1000 R
-Mujeres al borde de un ataque de nervios, BMW K 1600 GA

Y tantas más…

Deja tu comentario