Advantec

JOCHEN RAINER Y EL RIDE TO ROOTS MEETING 2019

Por Eduard López Arcos
Escribo estas líneas desde mi pequeño refugio en Chiang Mai, Tailandia. Hace un mes que ando por este maravilloso país del sudeste asiático, el cual frecuento desde hace más de dos años. Me encanta el ritmo tranquilo que lleva su gente, su generalizada simpatía y bondad. El carácter de los gatos tailandeses refleja esa atmósfera relajada. Los felinos también son afables, muy cariñosos y juguetones, y unos grandes protagonistas en este magnífico y saludable escenario.

Me parece el lugar adecuado para planificar la temporada y dar forma a todas esas ideas que he ido acumulando durante meses. Tailandia es un estupendo país para recorrerlo en moto y así llevo haciéndolo desde el 2017. Poco a poco voy conociendo mejor el país y su cultura. Me gusta impregnarme del día a día de las gentes de la tierra y para ello no hace falta nada más que tiempo y aprender a disfrutar de lo cotidiano.

Moverse en dos ruedas

En Tailandia, como en el resto de países del sudeste asiático, predominan los scooters. Ya sea en una capital como Bangkok, como en el pueblo más remoto rodeado de jungla, el scooter es el medio de transporte más popular. En los pueblos de montaña es alucinante ver cómo los aldeanos bajan con estos aparatos las cuestas embarradas por las lluvias de verano, incluso con pasajero (¡o pasajeros!), derrapando al final de la bajada para salvar la curva. Hay épocas del año en que ni un 4×4 equipado hasta arriba puede afrontar un terreno tan complicado como ese, pero, aunque parezca imposible, por ahí sí van los paisanos con los scooters sin temor alguno.

Primer Ride To Roots Meeting

Fue en el 2012 cuando organicé el primer Ride To Roots Meeting en el desierto de Marruecos. Ese final de año fue muy especial. Había pasado nueve meses en África, cinco de los cuales viajando por todo el oeste del continente hasta Cape Agulhas, su punto más al Sur, para luego trasladarme a las dunas del Erg Chebbi, a las puertas del desierto del Sahara marroquí. Así que la primera reunión de apasionados por las motos y la aventura, en el desierto de Marruecos, fue la culminación de un año que no olvidaré nunca.

Me vienen a la memoria escenas de esa reunión tan especial y no puedo evitar suspirar. Entonces, después de vender prácticamente todo, menos la moto, la bici, el amplificador y los altavoces, el camino tomado tenía mucho sentido. Todavía ahora, a pesar de pasar por varias montañas rusas (algunas a toda velocidad, pero otras accidentadas y con piedras en las vías), siento que mi casa está allá donde estoy, allá hacia donde voy. Y es que en realidad no me he movido para nada del planeta, la verdadera casa en la que cabemos todos.

El ambiente que se generó durante las cinco ediciones del Ride To Roots Meeting fue siempre especial. La última edición fue en 2016, así que durante los dos últimos años el evento se ha mantenido en fase de reposo. Durante esta larga pausa he recibido varios correos de riders interesados en participar en una nueva edición. Debo ser sincero y confesar que en algún momento he pensado en cerrar la posibilidad de una nueva edición y no mirar atrás, pero me he negado a dar portazo a algo que me ha aportado tanto y que, estoy seguro de ello, también a todos aquellos que han participado en alguna de las ediciones.

Jochen Rainer

Hace unos pocos días recibía la noticia de la muerte de Jochen Rainer, un amigo que conocí precisamente gracias a la segunda edición del R2RM, en 2013. Lo acompañaba su buen amigo Georg Plazotta, otro sudtirolés y, desde entonces, un gran amigo con el que he compartido grandes experiencias. Jochen murió encima de su moto, practicando enduro, su deporte favorito.

Jochen era muy hábil en la arena con su R 1200 GS Adventure. A pesar de no haber pisado tanta arena antes, gracias a sus grandes dotes de pilotaje superaba situaciones complicadas haciendo fácil lo difícil. Tal como le dije hace unos días a Georg, de Jochen lo que primero me viene en mente es su sonrisa pícara y risa alocada. Ha sido un honor conocerlo y compartir experiencias juntos. No lo olvidaré.

Su corazón dijo basta, pero su alma sigue ahí. En mis viajes por Europa me hace feliz visitar a mis amigos del Tirol. Su recibimiento es cálido y siempre he disfrutado de su abrumadora generosidad.

Conocer personas con las que comparto las mismas pasiones es algo muy especial a lo que no puedo renunciar. Por todo lo bueno que ha aportado el Ride To Roots Meeting he decidido que este año 2019 se celebrará su sexta edición.

Ride In Peace, Jochen.

Deja tu comentario