PRÓXIMA AVENTURA: EL SECRETO DE ARABIA EN MOTO

Por Elsi Rider
El próximo mes de abril, mi moto Lusi, mi querida BMW F 700 GS, infatigable campeona y yo, dejaremos nuestro garaje en Asturias para dirigirnos hacia la península Arábiga.

Está vez toca el sur de Turquía, a escasos 20 kilómetros de la frontera con Siria

Esta vez he querido cambiar el inevitable paso por Turquía. El norte y el centro, ya los he “trasteado” bastante, así que quiero conocer el sur. ¿Podré hacerlo? ¿Correré peligro?, eran las dos preguntas, y lo son, que rondan en mi cabeza. Me quedaré a escasos 20 kilómetros de la frontera con Siria y esto, no voy a negarlo, “acongoja” bastante. Pero, el poder ver con mis propios ojos el llamado Monte Quimera en el Valle de Olimpos y sus hogueras constantes saliendo de la tierra, ya de por si sería motivo suficiente. Además, no me quiero perder los campos de lavanda que nada tienen que envidiar a los de la Provenza francesa, y, por supuesto, ver la esencia de los ‘mevlevís’ o derviches giradores (orden de derviches de Turquía) y para eso hay que llegar a Konya. Pero aún hay más, Sanliurfa, la ciudad que cambio la historia de la humanidad o Harran y sus viviendas colmena. Con todo esto, y valorando los riesgos y pensando que no va a pasar nada y que las fronteras serán seguras, me decido a emprender mi camino por esta zona.

Atravesando nuevamente el paraíso persa

Atravesaré Irán, ese país persa que conquisto mi corazón en el año 2016, cuando lo recorrí en solitario con mi BMW. Esta vez será para conocer la isla de Qeshm, ¡madre mía, que paraíso! Los pequeños pueblos de pescadores, la indumentaria tan diferente de sus gentes. Dicen que son muy tradicionales, mucho más que en el resto del país, ¿cómo aceptarán a una mujer sola y en moto?

Al sur de Irán está el puerto de Bandar Abbas y desde allí, un ferry me llevará a Emiratos Arabes Unidos, concretamente a Dubai, donde estaré algunos días y me dirigiré a Omán, “El secreto de Arabia”, un país lleno de patrimonio, riqueza, desiertos e incienso.

Llegando a la península Arábiga e intentando colarme a Arabia Saudí

Tras varias conversaciones con la embajada de Arabía Saudí en Madrid, no hay forma de conseguir una autorización para entrar en el país. Me dicen que el año que viene quieren sacar unos visados turísticos para que la gente pueda ir. Ahora mismo, me comentan, ni siquiera los extranjeros que trabajan allí pueden llevar a familiares.

Luego, vino el tema de la posible realización del próximo Dakar en este país, de lo que me acabo de enterar hace dos días.

De momento y con todo esto, el único visado que llevaré conmigo será el de Irán y el carnet de ‘passage’ correspondiente. El resto de visados para EAU y Omán, los iré gestionando sobre la marcha.

Al sur de Omán, en Salalah, hay una pequeña posibilidad de entrar en Arabia Saudí a través de su desierto, pero esto lo tendré que ir viendo sobre la marcha. Aunque, de cualquier forma, pase lo que pase, ya habré conocido el “verdadero secreto de Arabia”, que es Omán.

Akitil

No podía terminar sin hablar de Akitil, este dibujo que me acompañará en forma de pegatina y que dejará huella de los lugares por donde pasaremos, y lo hará con un mensaje, algo tan puro, humano y lleno de sentido que no dejará indiferente a nadie.

¿Por qué no desvelarlo ahora? Porque todos y cada uno de los que tengáis a bien seguirme iréis descifrando cosas y sacando vuestras propias conclusiones. Estoy segura de que el mensaje que llevo es uno, pero que dentro de cada uno de vosotros saldrán multitud de ellos y todos formarán parte de Akitil.

Además, como todos sabéis, soy economista y también me dedico al arte y gracias a Akitil, podré fusionar todo esto junto a una diseñadora asturiana, Yanire Tuñón y a Sonia, presentadora de televisión y gerente del espacio de arte y diseño ‘Sonia Pardo, arte y diseño’ en Asturias. ¿Quién diría que arte, diseño y motos viajarán juntos hasta la península arábiga y encima lo harán en una BMW?

Deja tu comentario