Advantec

UN DESTINO QUE SON DOCE PUEBLOS DE PORTUGAL CON DOS BMW. LA R 1200 GS Y R 1250 GS

Por Willy Sloe Gin
Como tanto viaje, ha aparecido este último sin esperarlo. Agazapado, silente, esperándome al otro lado de la Raya. Esperándolo o esperándome… Y nuevamente me he encontrado dónde y cuándo buscaba fronteras por tierras de León y Extremadura.

Con ellas me he topado sin pretenderlo. El Reino de León, madre y esencia misma de lo que vivimos hoy día. Y puente, camino necesario para intentar conocer un país hermano separado por una linde inexistente, imaginaria. Divididos ambos por fronteras tan imperfectas como aquella que hace siglos, por mor de los gobernantes de la península, dividió todo el sur de un continente en dos partes simétricas. Todo, eso sí, perfectamente urdido en Tordesillas…

Si en el Reino de León se respira la magia, no tan lejos te sumerges en el más absoluto de los misterios. Un mismo destino y una docena de aldeas ancladas por cultura y arte en el medievo. Doce aldeas medievales, doce horas, doce meses… Todo hecho, viajado en dos motos. ¿Mil doscientos?, ¿Mil doscientos cincuenta? Poco importa. Sigue apareciendo el doce, sobrevolando la mística de los números.

Mucho se ha hablado y escrito de numerología, de secuencias, de algoritmos. Leonardo Pissano y su famosa sucesión basada en el tres, el siete cristiano en el que parece asentarse su filosofía. Y ahora te das de bruces con el doce. Y no es baladí otra congruencia. Han sido cuatro viajes que multiplicados por el tres de Fibonacci nos vuelven a llevar al doce.

Fue Almeida la primera que vi. Allí llegué porque a este lado de la frontera no encontré lo que buscaba. Fue entonces con la R 1200 GS. Dos viajes con ‘Ella’ y otros tantos con la R 1250 GS. Esta última aportando más caballos y una dulzura infinita. Ambas perfectas. Con ‘Ellas’ he sentido en estos dos países lo sentido antes en tanto faro, de tanta catedral. Desde Salamanca a Westminster o Colonia. Intimismo, sentimientos vestidos en mil colores, añoranza, intriga, ansia por aprender y aprehender la Historia que te va envolviendo sin remedio.

Aldeas unidas por carreteras, parece que pensadas para ser recorridas con estas dos motos. Almeida, Castelo Rodrigo, Trancoso, Marielva, Belmonte… Castillos y más castillos. Tanto en España como en Portugal. Prueba fehaciente de que la Raya, la Frontera no son más que falacias inventadas por los que nunca se han movido, por los que siempre han sido incapaces de moverse.

Todos estos pueblos merecen una pausa, tiempo. Intentar entenderlos desde el sosiego que sólo produce el agotamiento provocado por la visión de tanta belleza.

Probablemente sea Belmonte el que más me ha impresionado por su singularidad. Prolongación natural de Sefarad. Aceptados por los portugueses los judíos que fueron expulsados en 1492 desde nuestra Tierra. Es Belmonte, lisa y llanamente, un pueblo judío. Jerusalén incrustado en Portugal, mirando siempre a Toledo. Este lo fue, Belmonte lo sigue siendo.

No ha habido tiempo para recorrer las seis restantes. Será en breve. Seis aldeas ahora, otras seis más adelante. Doce. No podía ser de otro modo.

Como siempre invito a todo el que pueda a adentrarse en la belleza próxima. Es en este número donde descansan estas doce maravillas.

Mi agradecimiento, como siempre, a BMW Ibérica, Movilnorte BMW Motorrad, TRImotos y a tantos que viajan conmigo.

Una respuesta para “UN DESTINO QUE SON DOCE PUEBLOS DE PORTUGAL CON DOS BMW. LA R 1200 GS Y R 1250 GS”

  • Miguel dice:

    Hola.
    Me gustaría saber si para este verano 2019
    HAY PREVISTO SACAR ALGUN MODELO NUEVO DE BWA
    ENTRE 600 Y 800 CC.

    Modelo: ciudad – carretera

    Saludos
    Miguel

Deja tu comentario