¿35 AÑOS EN ACCIÓN? NO, 47

Por Gustavo Cuervo
Este año se cumplen 35 años de la constitución de mi primera empresa, con la que aún sigo trabajando. No podía tener otro nombre que Escudería Los Hierros, como nos hacíamos llamar el grupo de adolescentes capitaneado por mi padre, con el que empezamos a competir en enduro, velocidad y asistir a concentraciones.

El paso de grupo de motos a sociedad mercantil fue provocado por la necesidad de dar cobertura legal a nuestros trabajos con TVE en el seguimiento de las vueltas ciclistas. Realmente son ya 47 los años que llevo viajando en moto ininterrumpidamente por todo el mundo. ¡Cómo no voy a recordar aquel viaje de Madrid a Cantabria (entonces Santander), Asturias y regreso con una Montesa Scorpion 50 cc! Entonces y con sólo 14 años de edad, se podía viajar con un ciclomotor por prácticamente todas las carreteras de España, pues no había autovías y que recuerde sólo había un tramo de autopista, el ya cincuentón túnel del Guadarrama en la A-6.

Han sido, estimo, algo más de dos millones de kilómetros en moto por unos cien países, aunque tanto un dato como otro no son fáciles de saber exactamente. El primero, porque los kilómetros los he realizado con muchas, muchas motos, privadas, de empresa, de alquiler, de pruebas… Y el segundo, porque lo que antes era sólo un país o estado, como Yugoslavia o la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ahora son varios, y en pocos casos al revés como Alemania.

En todo este tiempo he rodado por los cinco continentes, realizando muchos viajes guiando grupos multinacionales para enseñarles lo mejor de cada rincón del mundo y también colaborando con medios de comunicación como RTVE y ‘Motociclismo’, por citar sólo los más conocidos en España. Con estas empresas recorrí España por casi todas sus carreteras y muchos caminos durante más de 25 años. Hasta llegué a pensar en tener al menos una foto de cada pueblo de España, lo que aún no he conseguido. Con la ‘tele’ y algo de “buen hacer”,digo yo, fuimos seleccionados por ‘Olympic Broadcasting Services’ para pilotar las motos en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, después llegarían Atenas, Pekín y Londres y en el futuro próximo apuntamos a Japón 2020.

En plena juventud, muy pronto, con 18 años recién cumplidos, las fronteras españolas se me quedaron estrechas y en 1976 nos aventuramos en un viaje por siete países europeos con una Montesa enduro 250 cc “pasada” a carretera; o sea, con neumáticos de asfalto, manillar bajo y corona trasera más pequeña para alargar el desarrollo. Desde aquel descubrimiento de lo que había más allá de los Pirineos y poco después del estrecho de Gibraltar, no he parado de hacer varios grandes viajes al año. En los últimos voy a Europa, África, Asia y América cada año en rutas on y off-road.

Actualmente sigo con la mismas ganas, pero mucha más experiencia, lo que me permite afrontar retos bastante complicados como el que tenemos programado para julio, Tibet y desierto de Taklamakán (China) pero no las travesías “fáciles” como la Transtibetana que viaja pegada al Himalaya-Karakorum, que ya recorrí en varias ocasiones cuando eran más de 3.000 kilómetros de pista de tierra a 4.000 metros de altitud, pasando por el campo base del Everest.

En 2019, nuestro objetivo es hacer la llamada Gran Canal del Tibet, un lugar tan remoto que cuando le preguntas a los tibetanos no saben ni donde situar esta inmensa altiplanicie que ocupa el centro del país y por la que prácticamente nunca va nadie. Es muy complejo, pero estoy en ello con los mejores amigos, expertos, duros y humanos, la selección de personas que la vida pone en tu camino y que sabes siempre están y estarán ahí para ayudar, empujar, rescatar o divertirte en cualquier remoto paraje del planeta.

¿Y qué me falta? Pues, como bien dijo el sabio griego: “Cuanto más conoces más te falta por conocer.Para no quitarle la razón, porque la tiene absolutamente, tengo en cartera con el sello de próximamente algunos proyectos como la Ruta de los Huesos en Siberia o la travesía del Tapón de Darien (Colombia-Panamá) y otros muchos sueños y deseos aún más locos que me asaltan cada vez que abro un mapa mundi.

Ya son 35 años como empresario y 47 de viajero en moto, así que espero que, cuando tenga que hacer el resumen de medio siglo de aventuras, haber sumado alguno más y seguir con la misma ilusión y sueños de aquel adolescente que un día recorrió la cornisa Cantábrica en ciclomotor.

www.gustavocuervo.es

Deja tu comentario