JOSÉ Mª ALEGRE, COORDINADOR DE LA NEWS, INVITADO A MOTAUROS PARA DAR UNA CONFERENCIA SOBRE SU LIBRO, ‘EL MUNDO SOBRE DOS RUEDAS’

Por José Mª Alegre
Motauros es una concentración invernal motociclista con miles de asistentes por lo mucho que ofrece. Este año me estrené en este evento al ser invitado por el Moto Club Tordesillas para presentar mi libro ‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrad España’, pues nunca había asistido.

Y fue, además de un honor, una gozada, pues la organización me pareció excelente, a pesar de la cantidad de motos concurrentes y de la lluvia, que no suele acudir, pero que este año no quiso perderse el espectáculo, haciéndose notar. Además, conté con la compañía de una cumplidora de sueños de excepción, Elsi Rider, que tuvo a bien presentarme al respetable que llenó el salón de actos del Ayuntamiento de la ciudad anfitriona para escucharla a ella primero y luego a quien esto escribe.

Montse Blanco, una de las responsables de la organización de Motauros, me atendió y ubicó con una enorme amabilidad y simpatía en la carpa de BlaTheRide (la primera red social para moteros), con Pedro Domínguez al frente. Allí, bajo techado, y el amparo de una ‘estufa-seta’, que impidió que me congelara en la fría localidad vallisoletana, recibí a amigos y moteros varios que departieron conmigo, compraron el libro y nos despedimos con abrazos.

Al día siguiente, sábado, a la hora de los toros, si bien no había morlaco alguno, hice la presentación del libro en el consistorio de Ayuntamiento de Tordesillas, ¡un honor! Lo mejor fue el numeroso personal que asistió, ocupando prácticamente la totalidad de las butacas de la sala. De llenarla se ocupó Elsi Rider, en honor a la verdad, pues era la primera conferenciante -como bien digo arriba- y nadie quiso perdérsela. Yo fui el telonero, pero de cierre. La charla de Elsi versó sobre su viaje al desaparecido Mar de Aral, aventura que realizó sobre ‘Lusi’, su BMW F 700 GS, mostrando un gran despliegue de fotos, vídeos y explicaciones que la protagonista adornó con opiniones, reflexiones y anécdotas, divertidas muchas de ellas. Elsi encandiló a los presentes, debiendo contestar a las múltiples preguntas que le hicieron acabada la ponencia.

A continuación, fui yo el ponente, explicando los motivos que me llevaron a escribir el libro, consecuencia directa de mi labor como Coordinador de la News BMW Riders de BMW Motorrad España y las numerosas entrevistas realizadas para este medio, seleccionando cuarenta de ellas que son las que están plasmadas en el libro. La parte que más interesó fue la de mi experiencia con los personajes que dan contenido a la obra, contando detalles, chascarrillos y anécdotas de una decena de ellos, famosos los unos y anónimos el resto, pero todos con una historia de superación que contar, un sueño cumplido y la moto como nexo de unión entre todos ellos.

Acabada la charla, me cupo el orgullo de firmar un buen número de libros, regresando a continuación al lugar de la concentración, donde el ambientazo, al igual que en el mismo Tordesillas, era de auténtica fiesta.

Motauros es un evento motero que hay que vivir, porque se disfruta a tope. Es una macro concentración en donde todo es enorme: el número de asistentes, casi 15.000 este año (menos que en 2018 debido a la lluvia); el lugar de acampada, un pinar perfectamente ordenado por zonas; la parte comercial, con todo tipo de ‘merchandising’, no faltando el stand de Motolid, concesionario BMW Motorrad en Valladolid, exponiendo diferentes modelos de la marca alemana, y la parte de restauración, con una oferta copiosa y variada para saciar el estómago y la sed de los más exigentes. La carpa donde se celebran los diferentes espectáculos, actuaciones musicales en su mayoría (Coti o Helia Brown & The Sugar Daddies pasaron por su escenario, entre otros muchos), es colosal, estando totalmente cerrada para que el frío se quede en la puerta y prevalezca el ambiente cálido y acogedor.

Para los habituales a este evento, Motauros es una fecha a respetar en el calendario, una cita ineludiblepara los amantes de las dos ruedas, para los que gustan de compartir carretera, charla junto a la hoguera y ‘birras’ con los ‘compas’ de ruta bailando al son del grupo de moda. Motauros es fiesta y alegría, motos, olor a gasolina, multitud y actividades, con un sinfín de ellas programadas durante el evento. Una movida motociclista digna de ver y participar.

Deja tu comentario