EDUARDO SALVADOR, DIRECTOR DEL EASYRACE SBK TEAM: “LA S 1000 RR DE 2018 ES UNA MARAVILLA. LA 2019 ES MEJOR, PERO EN COMPETICIÓN 1+1 NO SON 2 Y HABRÁ QUE ADAPTARLA A CARMELO, PERO NOS GUSTAN LOS RETOS”

Por José Mª Alegre
Eduardo Salvador (44 años) es el director y propietario del easyRace SBK Team, la formación en la que Carmelo Morales lleva dos años ganando el título del Campeonato de España de Velocidad, en la categoría de SuperStock1000, a lomos de la BMW S 1000 RR.

Eduardo me recibe en la nave del equipo, a las afueras de Madrid, donde ya están preparando la temporada 2019. Tanto es así que no veo ninguna de las S 1000 RR que pilota Carmelo, el campeón, que este año defenderá el título nuevamente, y Julio Domínguez, el nuevo fichaje del ‘team’ para este año, pues están de regreso de las pruebas que el equipo realizó el día anterior en el circuito Ricardo Tormo de Valencia, “donde todo fue perfecto, como si hubiéramos acabado la temporada el fin de semana anterior”, comenta ‘Edu’ satisfecho.

Piloto de vocación temprana y práctica tardía

Salvador era, desde muy joven, un gran aficionado a las motos y en general a los deportes del motor. Sin embargo, el camino hacia las dos ruedas lo encontró a través de otro deporte que nada tiene que ver con las dos ruedas: “Yo jugaba al tenis en casa con un amigo que venía en moto siempre, pero a pesar de gustarme, yo no tenía una porque mis padres me lo habían prohibido”, cuenta nuestro protagonista. Un día, el amigo tenista le dejó la 600 para que Eduardo se diera una vuelta por la urbanización “y según la probé, me enamoré, y me dije ‘esto es lo que a mí me gusta’”. Tenía entonces 24 años, y “sí, empecé muy tarde -reconoce-, pero hoy la gente empieza muy pronto (sonríe). Eso fue en 2000 o 2001 -prosigue- y en 2003 disputé mi primera carrera en el Jarama, la última del Campeonato de España de Velocidad que se realizó en el circuito madrileño. Allí empezó todo”.

Curiosamente, esa primera moto de ‘Edu’ se la compraron sus padres, a los que aseguró que se haría con una vieja porque tenía poco dinero y “terminaron comprándomela ellos, una moto nueva, preciosa, pero siempre diciéndome eso de ‘haber cuando dejas las motitos’. Y al final, las motitos se han convertido prácticamente en mi trabajo y aunque tengo otras empresas, el que más tiempo me quita es el equipo de carreras”, apostilla sonriente el director del ‘team’ campeón.

A los seis meses de tener la flamante moto, Salvador “estaba haciendo cursos de conducción en circuito y en uno o dos años disputaba mi primera carrera, en el Jarama, como he dicho antes, y ya no volví a tener moto de calle. Desde entonces, sólo corro en circuito, que es lo que me gusta, porque es la forma segura de hacerlo, en una pista. Hasta 2014 -continúa-, que empecé con el equipo, estuve compitiendo en el campeonato de España, aunque nunca lo hice a nivel profesional, corría carreras sueltas”. Lo que sí hizo de forma asidua fue disputar el RACE, el campeonato castellano manchego y la RR Cup easyRace, copa monomarca que se disputa con la S 1000 RR y que este emprendedor creó en 2011 con notable éxito, cumpliendo este año su novena temporada, siendo desde hace varias la competición monomarca de referencia, con parrillas que superan la treintena de motos BMW.

En 2014, Salvador fundó el easyRace SBK Team, y aunque no dejó del todo las carreras, si lo hizo en parte para dedicarse a su nueva faceta como director del equipo, un ambicioso proyecto para competir en los campeonatos más relevantes.

Antes, en 2010, nuestro protagonista inició su ‘idilio’ con BMW, “comprando las tres S 1000 RR del Alpha Racing, que eran prototipos del 2009, pues la moto se lanzó un año después. Ya entonces, cuando empezamos la temporada con ellas, todo el mundo estaba sorprendido de su rendimiento, pues nadie asociaba BMW a una moto deportiva de ese nivel”, asegura. A pesar de que las BMW estaban en su primer año, con los lógicos contratiempos de puesta a punto, “a nivel mecánica, motor, etc, eran motos que estaban, como se ha demostrado luego, a un abismo de las japonesas que había entonces, con 20 o 30 CV de potencia más que el resto!”, concluye.

En 2011 se dio el banderazo de salida a la RR Cup easyRace, siempre con la S 1000 RR -de ahí las siglas-, “al principio fue complicado. Aun así, ese primer año lo hicimos muy bien y cada temporada nos fuimos superando. En 2013 tuvimos conversaciones con BMW para crear un equipo y en 2014, con su apoyo y el de Dunlop, y Dani Rivas como primer piloto, lo formamos, empezando a correr en Superbikes”, cuenta Salvador.

Desde entonces, han pasado cinco años en los que el easyRace SBK Team ha cosechado grandes triunfos, ganando campeonatos, españoles y europeos, teniendo en sus filas a pilotos del nivel como el malogrado Dani Rivas, Adrián Bonastre, Javi del Amor, Maxi Scheib, Julián Miralles… Y desde hace dos años, Carmelo Morales, campeón de SuperStock1000 dos temporadas seguidas, sin duda el fichaje más sonado del equipo de Salvador. Un piloto, el catalán, que venía de correr y ganar con una marca japonesa, subiéndose a la moto alemana y triunfando en su debut con la BMW (2017), afianzando su éxito en 2018, al revalidar el título.

Pregunta. ¿Tan bueno es Carmelo Morales?

Respuesta. Sí, Carmelo es muy bueno y se adapta mucho a lo que tiene y, sobre todo, trabaja mucho la carrera, esa es su gran diferencia. Aunque es un piloto muy competitivo, no llega a los entrenamientos con el pensamiento de hacer una vuelta rápida; él configura la moto para hacer el ritmo de carrera que desea y te lo dice. Otros pilotos se centran en buscar una vuelta rápida y luego no saben realmente el ritmo de las 15 vueltas de la carrera. Resulta, además, que no hay mucho tiempo para entrenar antes de la prueba, porque son tandas muy cortas. Entonces, o te dedicas a preparar la carrera o a buscar la vuelta rápida y él siempre le da prioridad a preparar la carrera. Es cierto que la moto es muy buena, Carmelo siempre busca las mejores armas para ganar, por eso es posiblemente el mejor piloto.

Carmelo Morales, un doble fichaje

P. El piloto, los neumáticos, la moto…, cuál es el orden para triunfar en las carreras.

R. ¿Qué tiene más importancia? Pues, evidentemente el piloto, y quizás, lo segundo, los neumáticos, porque son muy importantes. Tener el conjunto ganador, junto con la moto, por supuesto, es importante para poder ganar, y Carmelo siempre ha estado en los mejores equipos, con las mejores motos, los mejores neumáticos y eso le ayuda mucho. Pero él es muy perseverante y exige mucho. La verdad es que desde que está con nosotros el equipo ha dado un salto muy fuerte en profesionalidad, porque nos ha exigido mucho y nos ha enseñado mucho también y eso nos ha obligado a dar un salto cualitativo para estar a su nivel. Por todo ello estoy muy contento de haberle fichado, a pesar de que mucha gente no se lo creía, le sonaba a broma, porque además era nuestro máximo rival. Trabajábamos siempre para vencerle y algún año estuvimos cerca de ganarle el campeonato y le ganamos carreras. Pero al perder a Scheib, nuestro piloto puntero (se fue al WSBK), ¿qué mejor arma que fichar al mejor piloto y quitarnos al mejor rival de en medio? Realmente, fue un doble fichaje.

El talento de Morales queda demostrado al saltar de una moto japonesa, casi invencible en sus manos, a la alemana, con las dificultades que ello entraña. “Al principio le costó un poco -afirma ‘Edu’-. Se encontró con una moto muy diferente a la que estaba acostumbrado y se sentía raro, pero en dos o tres días ya iba rápido y a partir de ahí hemos ido mejorando. Pero el primer año no fue fácil; 2017 fue una temporada difícil. 2018, sin embargo, ha ido todo de cara y al final ha terminado muy fuerte, ganando las carreras y con margen y sin tener que ir al cien por cien. Pero es normal, son muchos engranajes en un equipo y conseguir que todos funcionen necesita su tiempo. No obstante, lo más complicado del primer año fueron los neumáticos, que eran estándar y hasta que desarrollamos los que le gustaban, costó. Y esta temporada, a la tercera carrera encontramos la combinación de neumáticos y ya sólo fue trabajar en el ‘setting’ y en el ritmo de carrera”.

P. Cómo es Carmelo como piloto.

R. Es muy fuerte de cabeza y muy bueno con el gas, controla muchísimo la conexión del puño derecho con la rueda trasera, es increíble, no lo he visto en ningún piloto. Es muy calculador, no arriesga si no hay que hacerlo, porque sabe que no puede exponerse a una caída en un campeonato tan corto. Yo creo que es el único piloto al que antes de cada carrera no le digo nada de estrategia, porque ha corrido en mil carreras y sabe perfectamente lo que tiene que hacer y en ese sentido estás tranquilo. Es, además, muy fuerte frenando y es muy buen probador, sabe qué le ocurre a la moto, donde falla, etc.

Una moto, la S 1000 RR, que llegó al final de la temporada 2018 “con un punto de preparación que es una maravilla, aunque ahora la tengamos que dejar ante la llegada de la nueva. Estos días, que hemos estado de test en Valencia (como se apunta al inicio), hemos empezado el año donde lo acabamos el pasado, con los mismos tiempos, y eso que hemos estado cuatro meses sin tocar las motos y teniendo en cuenta que un piloto no va a arriesgar en febrero por miedo a una caída. Si este 2019 corriéramos con la S 1000 RR de 2018, seríamos competitivos desde la primera carrera. Pero viene la nueva y veremos qué ocurre”, asevera Eduardo con voz de reto más que de lamento.

Cuando entrevisté a Carmelo por su nuevo título en el campeonato (http://www.bmwridersnewsletter.es/BMW/?p=19346), me contó que le motivaba mucho la llegada de la nueva S 1000 RR, “pues hay que ponerla a punto rápido y me vienen cosquillitas por el estómago de pensarlo”, me confesó, declaración que traslado a su ‘jefe’. “A Carmelo le encanta la moto en general -responde-, tanto de velocidad, como de ‘dirt-track’, enduro…, y le encanta la nueva BMW, le emociona, y es que lleva tantos años en esto que cualquier nuevo reto es una motivación para él. Lo que pasa es que como vamos con un poco de retraso con la moto nueva y este año en el campeonato habrá unos rivales muy fuertes, pues vamos a ver cuando llegan las S 1000 RR, porque estamos deseando probarlas y comprobar cómo van, porque sabemos que no lo harán al cien por cien. Aun así, y a pesar de lo complicado que es para el quipo, tenemos preparado dos estructuras, una con las motos de 2018 y otra con las actuales y cuando comparemos en pista, con el cronómetro en mano y las sensaciones, decidiremos entonces si la primera carrera la hacemos con una u otra, porque las siguientes ya serán con la nueva”.

P. Me has contado cómo es Carmelo como piloto, ¿y cómo persona?
R. Nos llevamos muy bien y en el equipo hay un ambiente genial. Me ayuda con cosas del equipo, me enseña, me echa un cable con colaboradores, patrocinadores, con otros pilotos. Carmelo es muy competitivo, si le ganan, no lo lleva bien, quizá peor que otros pilotos, porque como él siempre gana… Pero sigue trabajando, mejorando. Y yo le veo muy motivado, entrenando muchísimo, fuerte y contento.

La temporada 2019, el easyRace SBK Team tendrá un nuevo miembro. Junto a Carmelo, y con otra S 1000 RR, estará Julio Domínguez, un piloto que ha disputado la RR Cup easyRace, algunas carreras del CEV y el campeonato andaluz, ganándolo el pasado año. El recién incorporado no será, sin embargo, un rival para Carmelo, “Julio es un piloto amateur, que tiene su trabajo (es abogado en Londres) y las carreras son su hobby, viene a aprender, y lo hará porque le gusta muchísimo correr y quiere mejorar. Nuestro objetivo es que termine lo más adelante posible en Open, que es la categoría más de aficionados dentro del Campeonato de España, y le vamos a ayudar a que lo consiga”, aclara Eduardo, añadiendo que contar con dos ‘gallitos’ en el mismo box “es muy complicado, y aunque ya los he tenido, cuando estaban Maxi y Barragán, resulta muy complejo de gestionar, el ambiente en el box ya no es tan bueno y, además, es muy costoso”.

Nueva S 1000 RR, la máquina definitiva…

Hemos hablado de los pilotos, pero no de la S 1000 RR -aunque sí consta alguna pincelada en líneas anteriores-, moto que cuenta en su haber con dos campeonatos de España en manos de Carmelo. Para Salvador, los puntos fuertes de la S 1000 RR ganadora son “el motor, cuando salió estaba a años luz del resto y ahora, que ha cumplido diez años desde su salida, sigue siendo el mejor. Destaco también las evoluciones que ha tenido, que siempre han sido en base a lo que los equipos de carreras hemos hecho para aumentar su efectividad, como variar el ángulo de dirección, la curva de potencia… De todo ello toman nota los técnicos de BMW, que están trabajando con nosotros permanentemente, viniendo a los test y a algunas carreras. Luego, fábrica saca la moto con esas premisas y pensando siempre en los circuitos, que es donde se va a exprimir al máximo, porque en la calle no se va a tope. Las tres evoluciones del modelo que han hecho, siempre la han mejorado, presentando una moto más ágil, con el motor más lineal y la electrónica mejor”.

P. Qué esperas de la nueva S 1000 RR.

R. La S 1000 RR 2019 es una moto totalmente nueva, parte de cero, no lleva ni un sólo tornillo de la 2018. Llegará a primeros de marzo, esperamos, pero tenemos ya los manuales y, a priori, es la máquina definitiva, como ha demostrado en los test del WSBK en Portimao.

Esta temporada hay cambios en el Campeonato de España Cetelem de Velocidad que empiezan por la denominación, llamándose Campeonato de España Cetelem de Superbike (ESBK) en 2019. También las categorías cambian, que en el caso de SuperStock1000, la que lleva ganando Carmelo desde 2017, pasa a denominarse ahora Superbike, “Categoría que no deja de ser stock -mantiene ‘Edu’-, donde sólo puedes cambiar algo la electrónica, suspensiones y poca cosa más. Y como moto stock, la S 1000 RR es la mejor, pues según la recibes de fábrica, es con la que puedes rodar más rápido. En el resto de las motos, para hacerlas competitivas, tienes que invertir muchas horas, mucho dinero y muchas revisiones en motores -apostilla-. Una curiosidad es que nosotros no tocamos los motores de BMW, algo que la gente no se cree, pero nuestros motores vienen de fábrica con las motos y durante todo el año no se tocan, se cambia el aceite tras cada carrera y ya está, con ninguna otra puedes hacer eso. Una moto de competición, debes abrir el motor cada 1.500 kilómetros, comprimirlo para sacar unos caballitos más y así se consigue que esté a la par con la BMW con el motor stock y aun así, nuestras S 1000 RR siempre son las más rápidas. Si ves las velocidades punta en las carreras, alguna de nuestras motos siempre va primera”.

P. Si la S 1000 RR 2018 es tan buena, con la 2019 os vais a salir…

R. (Sonríe). Por desgracia, en las motos de competición, uno más uno, no son dos. La moto de 2018 tiene cuatro años de desarrollo. Llegamos a un circuito y sabemos lo que funciona, el ‘setting’ que hay que poner. Partiendo de cero, a priori, la que llega es mejor moto, pero seguro que va a costar entenderla, porque las motos actuales llevan mucha electrónica y has de procurar que no sea muy intrusiva en el funcionamiento de la moto y adaptarla para que el piloto no pierda tiempo. No será fácil, pero nos gustan los retos y seguro que lo haremos bien.

P. En tantos años en las carreras, qué hecho o victoria recuerdas con más ilusión, con más emoción.

R. Todas las victorias hacen ilusión, aunque la alegría no dura mucho, porque enseguida tienes que pensar en la siguiente carrera. (¿Qué sabe mejor, la victoria propia o la de tu equipo?). Las del equipo, además, las pocas victorias que he conseguido han sido en campeonatos territoriales. Lo que pasa es que en el equipo lo paso mucho peor, estoy mucho más nervioso, más tenso… Realmente, no disfruto nada, porque en este mundo de las carreras ahora estás arriba y en la siguiente vuelta está la moto reventada, el piloto por los suelos y el campeonato perdido. Nunca sabes lo que va a pasar. Normalmente, si ganas la primera carrera del año, que hay mucha presión al desconocer el nivel de los rivales, es la que más alegría te llevas. El año pasado ganamos una carrera en Navarra y la alegría fue muy grande porque no lo esperábamos. Durante la temporada hay muchas alegrías y también decepciones, nosotros por suerte hemos tenido más de lo primero que lo segundo, pero hay que procurar que no nos afecte ninguno de las dos.

Ganar, el único objetivo del ‘Team’

P. Y el hecho más triste…

R. Pues Dani (Rivas), claro. Él siempre será el primer piloto del equipo y la verdad es que lo hizo genial porque era un piloto rapidísimo y estaba a puntito de dar el salto al profesionalismo, y a esas alturas, en 2014, incluso en 2015, el equipo no estaba a la altura del piloto; el equipo era nuevo (se refiere al suyo) y en esto de las carreras la experiencia es lo que te da el saber hacer las cosas y eso nos faltaba. Ahora mismo pienso lo que hacíamos entonces y me doy cuenta de que no teníamos ni idea, pero a Dani le dimos todo lo que teníamos, si bien el conocimiento nuestro no era el suficiente para que él rindiera al cien por cien; también la moto era muy nueva, su primer año… Dani era muy amigo mío, mi primer piloto, estaba todo el día con él, yo también corría en moto… Y fue un palo increíble, encima yo lo viví en directo porque estaba viendo la carrera y hablando con la hermana y con su padre por teléfono y fue un shock tremendo.

Pasados cuatro años de la trágica desaparición de Dani en el circuito estadounidense de Laguna Seca, en julio de 2015, accidente que también se llevó por delante a otro piloto español, el valenciano Bernat Martínez, el easyRace SBK Team no olvida a su piloto. En las paredes de la nave se rinde culto a la figura de Dani Rivas con fotografías suyas, para que la memoria tenga presente a quien fue un gran amigo, además de un gran piloto.

P. Como queda reflejado al principio, Eduardo es también el promotor de la RR Cup easyRace, que este año cumple su novena temporada. ¿Cómo se presenta 2019?

R. La Cup se presenta muy bien, con muchos participantes, como siempre, de hecho a las dos horas de abrir el plazo ya habían 35 inscritos. Es una copa que funciona, pero tampoco tiene demasiado mérito, siempre y cuando lo hagas bien, porque tienes las mejores motos, los mejores neumáticos, los mejores circuitos y quienes lo organizan son pilotos y por lo tanto saben lo que les gusta a los pilotos. Lo difícil es crearla, ahora se trata simplemente de moverla, organizarla y que la gente esté contenta y a gusto. Este año hay muchísimos nombres nuevos y de ellos varios con poca experiencia, pero ven el ambiente familiar de la Copa y para ellos resulta un incentivo arriesgarse a correr una carrera de motos. Y en este sentido digo que es más seguro correr en una carrera de la RR Cup que irse un día de tandas libres al Jarama o a cualquier otro circuito, porque en la Copa nos respetamos, somos gente que el lunes tenemos que trabajar, con familia, con responsabilidades, funcionando más el cerebro que el puño derecho.

P. ¿La RR Cup se correrá con la nueva S 1000 RR?

R. Yo creo que habrá muy pocas S 1000 RR nuevas porque las últimas noticias que tenemos es que saldrá en la segunda mitad del año y los pilotos no suelen cambiar de moto a final de temporada. Pero, seguro que, en septiembre, para las dos o tres últimas carreras, aparece alguno con moto nueva de este año.

P. ¿Cómo se presenta esta temporada, volveréis a ganar?

R. Vamos a intentarlo, nuestro único objetivo es ganar, quedar segundos no nos vale, pero si quedamos segundos y lo hemos intentado todo… También es verdad que este es el año que menos presión tenemos, porque hemos ganado tres años seguidos, uno con Del Amor y dos con Carmelo y no se puede ganar siempre. Si no ganamos un año, pues lo intentaremos pasar bien, dentro de lo que cabe, pero no será porque no hayamos puesto los mejores medios ni porque no creamos que tenemos la mejor moto. Siempre puede pasar algo y esta temporada, más que ninguna, vienen rivales muy fuertes, pilotos del WSBK como Román Ramos, como Federico Sandi; vuelve Maxi Scheib del Mundial de SBK, más los de siempre, va a haber muchísimo nivel, muchos equipos que quieren ganar, que quieren ganar a Carmelo, que quieren ganar a la BMW easyRace. Pero, este año tenemos la estructura que va creciendo, está todo más organizado y estamos más tranquilos, muy contentos y confiados de que vamos a ser muy rápidos y los demás son los que tienen que vencernos. Se presenta una temporada muy emocionante”.

P. Cómo eres como jefe?

R. (Sopla) Según estos (señala abajo donde están trabajando los miembros del equipo), un desastre, porque como también llevo mucha parte técnica de las motos debido a mi experiencia con la S 1000 RR, manejando yo la electrónica, atendiendo a los alemanes cuando vienen, yendo a cursos a Alemania, pues no puedo estar en todo. Por eso, este año hemos contratado a una coordinadora de equipo, Adriana, una chica bilingüe con mucha experiencia en el sector que me va a ayudar con todo el tema de imagen, patrocinadores, coordinación del equipo, etc, para que yo pueda centrarme más en el tema deportivo. Piensa que por las noches, cuando llego a los hoteles de los circuitos, la cabeza me explota de tantas cosas, de la tensión que se vive en las carreras que, como te he dicho, es mucho mayor que cuando corres, que te limitas a disfrutar. Recuerdo las primeras carreras en serio del equipo que yo estaba traumatizado porque pensaba que se iba a romper algo en la moto siempre y luego no pasa.”

Y no sólo no pasó nada, sino que además llegaron los triunfos. Que se repitan en 2019 y que sea con nuevo patrocinador, porque el de los últimos años finalizó contrato en 2018 y no repite…

Deja tu comentario