RURALKA: POR EL ALTO MANZANARES CON LA BMW R 1250 RT, UNA RUTA MAGNÍFICA A TAN SÓLO UNA HORA DE MADRID

Soy Santi del Hierro y gracias a Ruralka On Road he podido disfrutar de un gran día de ruta probando la nueva BMW R 1250 RT que BMW Motorrad España ha tenido el gusto de cederme.

La combinación perfecta, hotel con encanto y un espectacular renovado buque insignia de BMW en cuanto a sport touring bóxer se refiere, la R 1250 RT. ¡Os cuento mi experiencia!

Como sabéis los que me seguís por Instagram, llevo poco más de un mes viviendo en Madrid, por lo que no me conozco mucho la zona ni alrededores. Así que aprovecho para dar las gracias a dos personas: AGdL, superior mío en mi trabajo, que tuvo a bien darme algunos puntos de interés para visitar, que ahora os comentaré, y a JdL, una de esas personas que patenta aquello de que Madrid es una ciudad de acogida; gracias amigo por enseñarme los puertos que disfruté este fin de semana.

A veces, debido al desconocimiento de la zona, los moteros nos dejamos llevar por la intuición y sumado que la RT es una de esas motos que da sentido a aquello que ya es lema de BMW Motorrad, “it’s the journey, not the destination”, pues a eso fuimos, a disfrutar de la carretera y del camino sin tener muy claro por donde, pero con el destino en el horizonte.

Comenzamos la ruta y el primer punto de destino en el GPS fue el Castillo de Manzanares el Real por la ruta larga (obviamente); encendemos la radio, emisora de música y salimos desde el centro de Madrid. Suave, muy suave, incluso al usar el cambio sin embrague, por ciudad sorprende; BMW ha encontrado la fórmula, sin duda, de cómo hacer motos imponentes tan ágiles como otras más “delgaditas”. Pero, en este caso, el tamaño sí importa, la protección aerodinámica es algo que no sólo se aprecia estéticamente, también se nota una vez encima circulando.

La primera parte de la ruta es por la M-500, M-515 y A-6 (autovía de La Coruña). En Collado Villalba, nos desviamos hacia la M-608 (carretera de Moralzarzal) y llegamos a Manzanares el Real.

Allí, paramos para hacer unas fotos de la moto y disfrutar del paisaje que nos brinda el Castillo de Manzanares el Real, también conocido como Castillo de Mendoza, construido en el siglo XV y restaurado, de ahí que luzca como nuevo y luzca imponente.

Continuamos la ruta por la M-608, empezamos a coger soltura; las carreteras reviradas no son un problema, nos lo estamos pasando de miedo, vamos enlazando curva tras curva, cantando lo que suena en la radio de la moto. Seguimos por la M-607 y M-601 y aquí es donde confirmamos lo que transmite la moto, ¡madre mía, qué aplomo!, ¡y qué sensación de par…! Se siente un motor muy lleno a cualquier régimen de revoluciones, me encanta, no importa entrar en una marcha alta en la curva, ¡la moto empuja igual sin importarle! Paramos en la estación del puerto de Navacerrada.

¡Qué vistas! Qué tranquilidad se respira, estamos solos… Qué maravilla tener sitios así a tan solo una hora del centro de Madrid, vale la pena subir hasta ahí arriba para respirar ese aire y ver semejantes vistas, os lo aseguro. Enciendo la RT, transmite ganas de seguir rodando, nos subimos a ella, cascos, guantes, radio con música, subo el volumen, meto primera, suelto embrague y gas.

La siguiente carretera que cogemos es la SG-615, pasamos cerca de Valdesquí, pero no paramos, se nos hace tarde y hemos quedado para comer; puerto de Cotos, lo vemos desde la moto, vaya paisajes se gastan por aquí… Seguimos, M-604 y tercera parada y última antes de llegar a nuestro destino: Monasterio de Santa María del Paular.

Vamos mal de tiempo, nos hemos entretenido con la sesión de fotos y no podemos parar mucho rato, pero es un monasterio que merece detenerse y pasear por sus alrededores, pero hoy no hay tiempo; seguimos…

Finalmente, seguimos por la M-604, Rascafría y Alameda del Valle, llegamos con puntualidad inglesa a nuestra cita organizada por Ruralka Hoteles con nuestro anfitrión, Carlos, propietario de La Posada de Alameda.

Este pequeño hotel boutique de tan solo 20 habitaciones, con la decoración cuidada al detalle, es el lugar perfecto para una escapada en pareja o para cualquiera que busque tranquilidad. Se encuentra en el Valle de Lozoya, un enclave natural privilegiado, rodeado de montañas, verde por todos lados, vamos, de postal.

Aparcamos en el parking de la posada, delante de la misma. Entramos, vemos la moto desde dentro y desde el restaurante, punto clave para cualquier motero, seguro que estáis de acuerdo conmigo.

Disfrutamos de un delicioso menú gastronómico compuesto de rollitos de cecina rellenos de foie, con compota de manzana, ¡espectacular! Lomo de bacalao al estilo la posada y magret de pato con patatas y para rematar, cremoso de queso yogur y menta con mermelada de higos y helado de mango.

Todo buenísimo, precios correctos para la calidad de los platos y atención de 10.

Nuestro anfitrión nos enseña el hotel, precioso, cuidado al centímetro, se nota que los responsables han puesto el corazón en el más mínimo detalle. Habitaciones acogedoras, luminosas y tranquilas. Tiene un comedor exterior para banquetes o eventos, una sala para reuniones de carácter más privado y un salón de esos que invitan a dormir siestas infinitas, con chimenea central, televisión y sofás con vistas al jardín exterior. Éste, tiene algunas mesitas y tiene pinta de que en verano disfrutar de un café en él debe ser una maravilla.

Cogemos la moto, nos recomiendan volver por la autovía, se ha hecho tarde, pero no, ninguna BMW está hecha para asfaltos aburridos. Deshacemos el mismo recorrido, se nos hace de noche volviendo, encendemos el asiento calefactable, ya no hay prisa. Volveremos… seguro.

Descubre esta y otras rutas en www.ruralkaonroad.com

Rutómetro:Madrid – Manzanares el Real – El Paular – Rascafría – Alameda del Valle

Información práctica

Dónde comer y dormir: Posada de Alameda

Km totales: 130 km

Google Maps: https://goo.gl/maps/YjfGg6FKhx42

2 Respuestas para “RURALKA: POR EL ALTO MANZANARES CON LA BMW R 1250 RT, UNA RUTA MAGNÍFICA A TAN SÓLO UNA HORA DE MADRID”

Deja tu comentario