LA PAMIR Y EL BARTANG VALLEY

Por Charly Sinewan
La cordillera del Pamir es una de las más altas del mundo y un destino mítico para ‘overlanders’ de todo tipo, pero especialmente ciclistas y moteros. La ruta más famosa es la Pamir Highway, una carretera sin apenas dificultad que alterna tramos de asfalto roído con otros de pista de tierra. Durante cientos de kilómetros discurre junto a la linde con Afganistán y siempre paralela al Río Pyandzh, que hace de frontera natural.

Llegado un momento, el camino te da tres opciones. La primera es seguir por la propia Pamir Highway, la carretera principal que tiene uno de los pasos más altos del mundo con 4.600 metros de altura, antes de dirigirse por un espectacular altiplano hacia Kirguistán. La segunda opción, también sencilla como la anterior, es el Wakhan Valley, la preferida por los ciclistas y la más larga en kilómetros. Esta ruta discurre durante muchos kilómetros por el valle que le da nombre hasta incorporarse a la Pamir Highway. La tercera y última opción es el Bartang Valley, la más corta en kilómetros, con paisajes muy espectaculares entre valles y altiplanos, pero que sin embargo es la menos transitada. La principal razón es su aislamiento, que genera cierta inseguridad en caso de tener alguna avería o caída importante y que, aunque la pista no tiene muchas dificultades técnicas, sí que es famosa por varios ríos que hay que vadear y que depende del momento pueden ser muy complicados de cruzar en moto. En especial si viajas solo.

Eso es justo lo que hice, atravesar el Bartang Valley en solitario y no por gusto, sino porque no encontré a ningún otro motero que quisiera acompañarme. Y esto es lo que sucedió.

Deja tu comentario