UN DIA EN EL CAMPO CON LA BMW G 310 GS

Por Elsi Rider
Amanecía con 1º C de temperatura, pero ni una sola nube. Se anticipaba una jornada soleada y perfecta para probar el “juguete” estrella de BMW, la G 310 GS.

La gente de BMW Motorrad Grünblau de Santander siempre tiene una excelente disposición para que los usuarios prueben los modelos que tiene allí, así que hablé con el bueno de Mario del Río, responsable de Motos, que desde un primer momento me comentó las características de la G 310 GS. ¡Había que probarla!

Como ‘Heidi’, pero motorizada, atravesé campos, caminos y pistas para terminar en la carretera. La moto es divertida fuera del asfalto porque es muy ligera, e incluso cuando se te queda atascada en un barrizal (y no lo digo por nada, ¡jejeje!), la manejas fácilmente de forma manual para sacarla de allí gracias a su ligereza (160 kilos).

Camino arriba, camino abajo, hasta un perro se acercó para admirar aquella pequeña máquina en mitad de un campo verde, creyendo, tal vez, se tratase de alguna clase de animal, mimetizada como estaba con el medio.

En definitiva, mi opinión, humilde opinión, es que para aquellos que quieran empezar en este “sano y loco” mundo de las dos ruedas, es sencillamente ideal. Es una moto tranquila, sin sustos para quien se inicia. La veo muy bien para moverse en ciudad por su agilidad, para salir a ‘rutear’ por carretera también es divertida y si te apetece darte una vueltecilla por algún camino, no tendrás ningún problema.

Su estética es divertida y aparente. Una línea joven la de esta hermana pequeña de la GS, como a mí me gusta llamarla; eso sí, una hermana pequeña, pero peleona, el salto perfecto para continuar pasando a potencias superiores dentro de BMW.

Gracias a la gente de BMW Grünblau, disfruté por unos días de este juguete, al que casi bautizo y pongo nombre, pero Lusi, mi BMW 700 GS, nunca me lo hubiese perdonado, que es la que, de momento, tiene conquistado mi corazón. Lusi está siendo mi mejor compañera de viajes y aventuras, digamos que somos “una” rodando juntas por el mundo.

Deja tu comentario