Advantec

LOS INICIOS DEL MOTOTURISMO ESPAÑOL

Por Gustavo Cuervo
Antes de seguir leyendo te advierto que sólo entenderás completamente este artículo si naciste antes de los años 90 del pasado siglo XX. Hoy hablamos de los comienzos del turismo en moto en España.

Hubo un tiempo, no tan lejano, en que viajar en moto por placer, por turismo, era algo muy raro. Tan raro que ni siquiera lo entendían los directivos más visionarios de las marcas. No voy a presumir de algo que sería absolutamente falso, como arrogarme ser el primero en viajar en moto. Mi padre y hasta mi abuelo ya lo hacían, aunque más por obligación que por devoción, pues era su único medio de transporte personal, pero sí estoy seguro de ser el primero en establecer un canal de comunicación público del turismo en moto en España.

Corría el año 1985 cuando Javier Herrero, director de la revista ‘Motociclismo’, con su carácter directo y campechano me soltó:“¿Te atreves a escribir todas las semanas? “¡Hum!, sí”, le dije. “Todas las semanas, ¡eh, cheli!” –“Sí”, volví a responderle.

Las convocatorias a concentraciones motociclistas eran hasta entonces lo único que se publicaba en un escueto calendario. Yo ya había publicado en la revista reportajes de viajes largos por el mundo. Cabo Norte en 1983, Egipto en 1984…, y varios por España. ¿Por qué no iba a atreverme con rutas nacionales cada semana? Y así empezó todo. Primero, como una pequeña nota, después con una página exclusiva dedicada al turismo y poco después con dos y hasta tres. Como no podía ser de otra manera la sección se denominó ‘Mototurismo’. Algunos años después. ‘Solo Moto’ dedicó páginas al tema denominándolo, ‘Solo Ruta’.

No es fácil que los ‘milenials’ entiendan lo que era entonces la revista ‘Motociclismo’. Una vez a la semana era prácticamente la única fuente de información especializada que teníamos los motoristas en España. Había que esperar al martes para ir al quiosco y comprar, sí, comprar una revista de papel con la mayoría de las páginas en blanco y negro y algunas en color. Allí se concentraba todo lo que había pasado el fin de semana en las competiciones nacionales e internacionales, las pruebas de motos y hasta los anuncios por palabras. Lo que no se publicaba en ‘Motoci’ casi se podía decir que no existía. Desde 1985, también contenía páginas especificas dedicadas al turismo en moto.

En aquella sección, tras unos principios sin mucho orden más que la publicación de rutas moteras, empezamos con las series de un año de duración en 1990. ‘España Insólita’, ‘Puertos de Montaña’, ‘Gastronomía tradicional por provincias’, ‘Fiestas populares por calendario’, ‘Pueblos con encanto’, ‘Rutas de invierno, primavera, verano y otoño’, ‘Ruta de Paradores de Turismo’, ‘Alojamientos rurales’, ‘Rutas a los GP de Europa’, ‘Especiales vacaciones por Europa y ferrys’… Nunca faltaron tampoco en estas páginas los calendarios de concentraciones y excepcionalmente y al margen de la sección, previos y post de las grandes reuniones.

Durante tres decenios no dejamos de publicar cada semana rutas y actividades turísticas. Si me iba de viaje al otro lado del mundo, dejaba escritos y entregados con sus fotos (diapositivas) los reportajes para que ningún número dejara de tener su ruta en moto.

Recuerdo que, en octubre de 2008, al llegar a la redacción el más experto en Internet del grupo y buen amigo, Juan Muñoz, me dijo. “Mira esto, es la caña y viral”. Me abrió una cuenta en Facebook. Yo no sabía ni para qué podía servir aquello, pero me dejé llevar. La misma pregunta me hicieron muchos amigos durante los meses siguientes ¿y eso, para qué sirve? Hoy, nadie duda de la potencia y utilidad para múltiples facetas de las RRSS. Entonces, ni el más avispado podía imaginar que Internet y estas plataformas de comunicación personal y pública serían la mayor competencia de las revistas de motos. El boom del turismo en moto en todo el mundo ha tenido en Internet y sus aplicaciones su mayor ayuda. Motos irrompibles (antes había que ser también mecánico) y la exhibición pública de cada paso mostrando al internauta como protagonista, han sido definitivos para convertir el turismo en moto en una actividad con peso específico dentro del sector de la moto.

Ahora, pasados muchos años desde entonces, de vez en cuando me encuentro a algún veterano motociclista, al que no había conocido hasta ahora, que me seguía, como se dice ahora, o como se decía antes, que leía mis artículos.

¿Cómo se podía viajar sin GPS, ni teléfono móvil? Se preguntarán los que nunca tuvieron ese privilegio. No os preocupéis, lo entenderéis en unos años, cuando vuestros hijos os pregunten; “¿Cómo se podía viajar sin XXX ni YYY?”.

3 Respuestas para “LOS INICIOS DEL MOTOTURISMO ESPAÑOL”

  • jose carlos garcia dice:

    Gustavo, los que somos de tu “quinta” sabemos de que hablas, el mundo ha cambiado pero es lógico por el cambio generacional.

  • Luigi dice:

    Estupendo remember. Gracias por tantos años de articulos y dedicación. Bien sabes que para los Luises tus textos y toda tu familia siempre fueron canela en rama. Vs

  • AEROFFR dice:

    ¿Imaginas hoy en día vender revistas de motos en papel de periódico? los cambios de moneda que ya no existen, yo mismo suelo huir de Europa a Artsak para no olvidar esos cruces de fronteras, esos cambios que te llevaban de cabeza y sobretodo para huir del sobreactuado mundo que envuelve la moto hoy en día, ahora ya no somos motoristas somos moteros, falso yo seré motorista hasta el final, eso es muy largo de explicar pero no me gusta todo ese postureo, las reuniones libres desaparecieron para dar paso a las concentraciones con ánimo de lucro donde solo prevalece el negocio por delante de todo. Bueno, todavía nos queda Arguis.

Deja tu comentario