Advantec

EL VIAJE A DAKAR. DOCUMENTOS (III)

Por Miquel Silvestre
Una de las aventuras en moto más apasionantes que se pueden hacer y no es muy costosa ni en tiempo ni en dinero, es el viaje a Dakar. En esta serie de reportajes hemos estado examinando los distintos documentos que nos van a hacer falta. Hemos hablado del pasaporte, el visado de Mauritania, las fichas a entregar a los gendarmes y el ‘Carne du Passage’ para la moto.

Existe otro documento que también podrían exigirnos: la cartilla de vacunación de la fiebre amarilla. Una enfermedad tropical que no es ninguna broma. Todo viaje por África supone asumir una serie de riesgos sanitarios innegables. Por eso, por nuestra seguridad, conviene visitar una unidad de medicina del viajero de un hospital de reconocido prestigio. Allí nos explicarán las medidas de profilaxis que debemos adoptar. Deberíamos vacunarnos como mínimo contra la fiebre amarilla, tétanos y cólera.

Además, si nuestro destino es Dakar pasaremos por zonas endémicas de malaria como el sur de Mauritania y todo Senegal. La malaria es una terrible enfermedad transmitida por un mosquito y contra la que no hay vacuna posible, solo tratamiento preventivo y paliativo. Las normas básicas de precaución son usar repelente antimosquitos, dormir con mosquitera, no destapar las piernas ni los brazos en las primeras horas de la mañana y la tarde y tomar una pastilla de algún fármaco como el Malarone, que puede causar efectos secundarios como dolor de cabeza, mareos o vómitos.

La malaria es una enfermedad terrible, afortunadamente erradicada de nuestro país, aunque no siempre fue así. Carlos V murió de paludismo, infectado por mosquitos criados en las charcas que había en Yuste. Lamentablemente, la malaria es una enfermedad de pobre para cuyo tratamiento no se investigó con el mismo afán que se hizo con el SIDA, una dolencia hoy mortal para los pobres, pero simplemente crónica para los ricos que tienen acceso a los retrovirales.

No es infrecuente que quien visita el continente africano como turista o cooperante se infecte de malaria y regrese a España sin saberlo al no haber transcurrido el periodo de incubación. En esos casos, no pocas veces la malaria tarda en diagnosticarse más de lo debido, pues el enfermo cree padecer una gripe común y acude, si es que acude, al médico de cabecera que no tiene ni idea de diagnosticar enfermedades tropicales. El paciente empeora dramáticamente sin que se sepa por qué. Por eso es importante que quien ha viajado por zonas de riesgo, acuda a un hospital con departamento de enfermedades tropicales ante el más mínimo síntoma.

www.miquelsilvestre.com

www.silver-rider.com

Una respuesta para “EL VIAJE A DAKAR. DOCUMENTOS (III)”

  • Ignacio Bonilla Sánchez dice:

    Muy buenas. Si ya, de por sí, el relato histórico que hace Miquel Silvestre en sus viajes es apasionante, hay que poner en valor también que haga prevención y promoción de la salud con consejos y datos como los que hace aquí en relación con la temible malaria. Un viajero incansable, como es Miquel Silvestre, con ese gen nómada que lo caracteriza, es un referente para muchas personas y la lectura de post como éste hace que tenga gran repercusión, con los beneficios que ello conlleva para todas aquellas personas que, por desconocimiento o mala información, no están al tanto de las enfermedades tropicales y sus consecuencias. Un abrazo.

Deja tu comentario