Advantec

AMIGOS DE CLÁSICAS BMW DE ESPAÑA: RUTA RIBERA DEL DUERO Y DEL PISUERGA

A finales del mes de octubre, celebramos la ruta anual por tierras vallisoletanas. Este año y debido a la escasez de curvas de años anteriores, pues la orografía de nuestra provincia carece de ellas, decidimos, por aquello del dicho “ya que el Pisuerga pasa por Valladolid…”, unir el Duero con el Pisuerga, y dirigirnos a la montaña palentina.

El viernes, día de llegada, teníamos como punto de encuentro el Concesionario Oficial de la marca en Valladolid, BMW Motolid. Los participantes fueron llegando a lo largo de la tarde desde Cataluña, Asturias, Madrid y Valladolid hasta completar la decena de motos. José Luis Rodea, Gerente de la concesión, cedió sus instalaciones y nos obsequió con un muy agradable ágape de bienvenida.

La mañana del sábado salimos temprano en dirección a la montaña palentina y las estribaciones de Picos de Europa. La primera parada se realizó en la población de Frómista para visitar la reconocida joya del románico, la Iglesia de San Martín, lugar de paso del Camino de Santiago. Desde ahí seguimos el trazado del propio Camino hasta Carrión de los Condes para proseguir el cauce del Río Valdavia, llegando a Cervera de Pisuerga, donde tomamos el desvío hacia la Ruta de los Pantanos.

A partir de ese momento tuvimos una temperatura muy agradable, lo que hizo que nos detuviéramos unos minutos en los miradores para observar las vistas del otoño en plena efervescencia. Seguimos ruta hacia Velilla del Río Carrión y pasando el Alto de las Portillas (1.275 m), llegamos a Boca de Huérgano, donde acometimos el Puerto de San Glorio (1.609 m), con parada obligada para subir al famoso Mirador.

La bajada del puerto hacia Cantabria es una maravilla, por su impecable asfalto, la ausencia casi total de vehículos y los veintiséis kilómetros que nos separan de la localidad de Potes, plagados de curvas de todo tipo, haciendo las delicias de los participantes.

Potes nos sirvió de punto de repostaje y sin apenas detenernos nos dirigimos hacia el Puerto de Piedrasluengas (1.313 m), deteniéndonos antes de la cima en la Venta Pepín, donde teníamos prevista la comida y que es lugar muy frecuentado por los que hacen esta ruta.

Al final del magnífico ágape, que fue del agrado de todos, realizamos el ya tradicional sorteo de regalos cedidos para la ocasión por BMW Motorrad y por el Concesionario Oficial Motolid.

Como punto final del día, hicimos las fotos de rigor en el Mirador de Piedrasluengas, nos despedimos de nuestros amigos asturianos que emprendieron camino hacia su tierra y ya sólo nos quedaba la vuelta hasta Valladolid, nuestro punto de partida.

Aparte de los más de 500 kilómetros recorridos, todos pudimos disfrutar en una jornada espléndida para rodar en moto, deleitándonos con la espectacular naturaleza de lugares con tanto encanto con los que nos obsequió la montaña palentina.

Como colofón, hay que indicar que todos los participantes quedaron encantados con esta ruta larga pero muy motera y ya estamos viendo qué enfoque damos a la edición del próximo año.

Deja tu comentario