Advantec

EL VIAJE A DAKAR. DOCUMENTOS (II)

Por Miquel Silvestre
En esta serie de artículos estamos examinando los destinos de aventura más asequibles, tanto desde el punto de vista económico como temporal. Se trata de travesías que podamos realizar en un mes como máximo. Y estando en España, la primera aventura que se me ocurre recomendar es viajar al norte de África. Podemos limitarnos a Marruecos o podemos afrontar un desafío un poco más ambicioso y viajar hasta Dakar, la mítica capital de Senegal.

En el artículo anterior vimos cuales serían los documentos necesarios para el viajero, ahora vamos a hablar de los documentos de la moto. Necesitas el permiso de circulación, que por allá abajo llaman carta gris, y la carta verde, o sea, el seguro, que sólo te cubrirá en Marruecos.

Para entrar en Senegal es muy recomendable el ‘carné du passage’, que es una especie de pasaporte que permite cruzar las fronteras con la motocicleta. Lo tramitan en el RACE, contra un aval bancario por un elevado porcentaje del valor del vehículo. El objetivo de esta garantía es que, si alguien entra como turista en un país montado en su coche y luego lo vende sin pagar el correspondiente impuesto de importación, la autoridad aduanera defraudada pueda dirigirse para cobrarlo contra el emisor del carné, que lo pagará con cargo a ese aval. Para recuperar la fianza es fundamental que sellen ese documento en las aduanas, tanto a la entrada como a la salida. En el caso de Senegal, además, la cosa se complica porque una vez cruzada la frontera, el CDP se sella no en esa aduana fronteriza sino en las oficinas principales de Dakar en un plazo de 48 horas. Lo cual obliga a vivir una aventura extra a la ya vivida con la burocracia de frontera.

Existe otro documento que también podrían exigirnos. La cartilla de vacunación de la fiebre amarilla. Una enfermedad que no es ninguna broma. Pero de eso hablaremos el mes que viene.

ANÉCDOTA

Respecto a la carta verde, aquí va un consejo. Actualmente las aseguradoras envían el documento por ‘email’ para que tú lo imprimas. De ese modo queda en un folio que tiene la parte de atrás en blanco. Pero en las fronteras extracomunitarias los aduaneros suelen decir que necesitan documentos originales y no hay manera de hacerles entender que esos son los originales porque ahora en Europa todo es electrónico. Lo mejor es ir a la oficina de la aseguradora para que ellos impriman la carta verde en un documento rectangular, verde por ambos lados, y le pongan un sello. Siempre que quieran, claro, porque me ha ocurrido que alguna aseguradora no haya querido hacerlo, como pasó con Allianz. Personado en sus oficinas centrales solo pude hablar con un tipo del ‘call center’, quien insistió que lo único posible era enviarme un correo electrónico o remitirme la carta verde por correo postal en el plazo de una semana. Pero si yo perdiera mi carta verde en Marruecos y necesitara que me enviaran una rápidamente, no me serviría que en un teléfono 900 me digan que me la mandarán en siete o diez días. Cuando contratéis un seguro de moto, si pensáis viajar fuera de Europa, aseguraos de que os pueden entregar la carta verde con su sello de forma inmediata.

www.miquelsilvestre.com

www.silver-rider.com

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Comprar el libro