Advantec

SOY TRIBU & BMW MOTORRAD DAYS SABIÑÁNIGO18

Por Agustín Ostos
Mi primera experiencia en los BMW Motorrad Days no pudo ser mejor. Para mi sorpresa, una carpa repleta hasta los topes me esperaba en Sabiñáñigo. Algunos, seguidores del viaje; otros, curiosos por saber de qué iba el proyecto Soy Tribu; y unos más, aprovechando para coger sitio para la ponencia del amigo Sinewan, que iba después. ¡Todos bienvenidos a la nave! ¿Mi estrategia? Pocos nervios, naturalidad y disfrutar el rato como si estuviera con colegas. Con 600 colegas.

Charlar sobre el desarrollo de consciencia que implica viajar como forma de vida ante tanta gente ha sido, sin duda alguna, unas de las mejores experiencias que he vivido. Poder compartir algunos de mis aprendizajes del camino en una carpa llena tras apenas un año del arranque de la aventura es la más sabrosa recompensa por las horas que dedico a contar historias.

Decidí improvisar casi todo el tiempo para que las palabras me nacieran del corazón en ese mismo instante persiguiendo transmitir el mismo objetivo del proyecto Soy Tribu: que vosotros también iniciéis el camino a lo que realmente queréis, siendo coherentes, ante todo, con vosotros mismos. Insisto, solo una cosa es realmente necesaria: ¡Querer!

Por otro lado, una de las razones por las que más ganas tenía de asistir a los BMW Motorrad Days era por conocer a este ufano y jocoso sujeto que me ha estado ayudando y aconsejando prácticamente desde que empecé mi viaje hace 9 meses ya que él lleva dando la vuelta al mundo en moto nueve años, metiéndose en unos berenjenales de mucho ‘cuidao’. Para mí, Charly Sinewan no solo es una referencia en el mundo de los vídeo-viajeros sino, desde hace tiempo, un buen amigo.

Tras regresar ambos de nuestros respectivos viajes con motivo del evento, nos percatamos de que, efectivamente, estábamos en #SPAIN al contemplar esta hermosa colección de bombonas de gas butano, mientras nos preguntábamos lo siguiente: ya que él va a continuar bajando en moto desde México y yo subiendo desde Brasil… ¿os molaría que compartiéramos caminos el año próximo? Como dice él, solo el guionista lo sabe… ¡hagan sus apuestas!

Deja tu comentario