Advantec

MEMORIAS DE AYER, SENSACIONES DE HOY

Por Gustavo Cuervo
Escribo este blog en el día que me queda libre entre los viajes de regreso de Marruecos y el comienzo de Tailandia. A veces, el calendario se aprieta y en el mismo mes tengo que rodar por tres continentes diferentes.

Con los recuerdos frescos de ver durante muchas horas a doce motocicletas BMW R90S en los espejos de mi R nineT por las carreteras de Marruecos, vienen a mi mente imágenes de ayer, memorias y recuerdos de los muchos miles, decenas de miles de kilómetros que sumé viajando por África y Europa en mi añorada R90S Daytona.

Eran los años ochenta del pasado siglo, tiempos en los que el viaje en moto era cosa de algunos, muy pocos, locos. Las motos eran para correr, para dar una vuelta, incluso para hacer moto-cros, pero no para irse de largo viaje a países “raros”. Si, raros por que Europa aún estaba dividida por el Telón de Acero y África seguía siendo un continente por descubrir para los motociclistas más aventureros.

Hace unos días, mientras rodaba entre Zagora y Merzouga, recordaba como pasamos Chelo y yo por este mismo lugar. Entonces no había carretera, sólo una pista más o menos decente, con frecuentes invasiones de arena blanda con las que había que pelear, incluso “tirar de pala”. Hoy, apenas se tarda unas horas en hacer este trayecto sin ninguna complicación y completamente asfaltado. Pensaba que, si aquello mismo se hiciera hoy, los titulares en las redes sociales serían reiteradamente el primero en… Los tiempos cambian y coleccionar primeros nunca estuvo entre mis prioridades.

El caso es que estas bóxer con más de 40 años forman parte de la leyenda de solidez de la marca alemana. Las series 5, 6 y 7 se encargaron de forjar el mito. Nunca tuve un problema mecánico insalvable con ninguna de ellas. Es más, sólo con la bolsa de herramientas que llevaban de serie debajo del asiento te podías desmontar la moto completa, salvo sacar el cigüeñal del bloque. Desde entonces se puede decir que sólo ha habido dos grandes cambios en este motor hasta las generaciones actuales. Un primer rediseño importante dotándolas de mayor potencia, cuatro válvulas por cilindro y poco a poco algunas modificaciones más hasta llegar a los bóxer actuales. Éstos, no comparten ya ninguna pieza con las BMW de hace cuatro décadas. El completo rediseño del propulsor y toda la moto en el llamado oficialmente proyecto K51, sólo tuvo una premisa. Había que mantener la configuración bóxer, dos cilindros opuestos al sentido de la marcha que empezaron con la R 32 de 1923. Adiós al embrague en seco, a carburaciones y a otras muchas soluciones mecánicas que parecían definitivas y para siempre. Para otras soluciones mecánicas resulta curioso que desde la incorporación de la suspensión alternativa Telelever, en los últimos años se vuelva a montar una clásica horquilla de dos barras.

Dentro de otros cuarenta años no sé si se seguirán fabricando los bóxer, como tampoco nadie habría sido capaz de asegurar que tan singular configuración seguiría vigente en el segundo decenio del siglo XXI, ni tan siquiera soy capaz de prever que se sigan fabricando motores de explosión movidos por combustibles fósiles. Sea como fuere, en el mundo de la moto el bóxer de BMW estará siempre inscrito como un mito legendario en los libros de historia de la ingeniería mecánica universal, y la R90S fue una de las grandes generadoras de esta leyenda.

Al llegar a casa, la R NineT, que se portó sin una tos, aunque no sea ni mucho menos la más adecuada para estos viajes por malas carreteras, me confesó. “Ha sido un placer rodar con las abuelas. Gracias por llevarme a compartir África con ellas”. www.gustavocuervo.es

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Comprar el libro