Advantec

SOBRE ACEITES, CASCOS Y SEGUROS

Por Carlos Permuy
Tanto en los foros como en las redes sociales hay una serie de preguntas que son cíclicas y que no tienen una respuesta fácil. Es más, las respuestas que nos llegan de otros compañeros nos pueden volver locos ya que recibiremos cientos de respuestas y cada una, seguramente, diferente. Pero dejadme que me explique mejor.

El caso de los aceites

Muchos usuarios preguntan recurrentemente qué aceite poner a su moto. Aquí la cosa está muy clara y la respuesta es muy simple: el que indique el fabricante en el manual de la moto. Normalmente, los fabricantes suelen recomendar una marca, si el aceite es mineral, semisintético o sintético y los grados SAE, ya que al ser multigrado sirven tanto para invierno como para verano. Así, por ejemplo, si nos recomiendan Shell Sintético SAE 5W-40, quiere decir que en invierno se comporta como un SAE 5 (más fluidez para conseguir un mejor arranque en frío) y en verano como un SAE 40, que tiene más viscosidad para resistir mejor las altas temperaturas. Las marcas suelen recomendar una marca en concreto, como he dicho antes, pero lo que importa son las siglas que vienen después. Así, mientras el aceite tenga las siglas que indica el fabricante, la verdad es que poco importa la marca mientras sea de calidad.

Otra pregunta recurrente sobre aceite es si se pueden mezclar. La respuesta es sí, pero teniendo en cuenta que el resultado final de la mezcla será el de menos calidad de los dos. Esto es todo lo que necesitamos saber en cuanto a aceites si no somos aficionados a la mecánica.

El caso de los cascos

Siempre digo que los cascos son perfectos porque las calotas se cortan con máquinas de control numérico controladas por ordenador y están ajustadas al milímetro. Sin embargo, lo que no es perfecto son nuestras cabezotas: las tenemos apepinadas, ahuevadas, alargadas, chatas, con los mofletes hinchados, con la frente salida, con la frente para adentro y, lo que es peor, no somos simétricos. Por ello, es inútil preguntar en Internet “¿Me quiero comprar el casco de la marca X, es cómodo?”. Pues mire usted, será cómodo para según quién e incómodo para los otros. No hay más. ¿Solución? ir a una tienda y probarlo. Ahora mismo hay marcas que incluso dejan cascos de prueba para que los lleves unos días. Creo que es un gran acierto. Algunas marcas de casco me van como anillo al dedo, otras me molestan un poco hasta que se “amoldan” (que no es otra cosa que deformarse hasta estar adaptados a mi cabeza) y otras, directamente, no las puedo ni llevar porque me duelen y no poco. Por lo tanto, podéis preguntar sobre calidades y precios, pero no os servirá de nada es de: “¿cómo os va?, ¿son cómodos?”.

El caso de los seguros

Otro caso recurrente que tampoco tiene respuesta por Internet, es la pregunta sobre el precio de los seguros, del estilo de “Yo pago X por mi seguro de moto, ¿qué pagáis vosotros, porque me quiero cambiar?” Y ahí empieza el cachondeo. Unos que si 120 euros, salta el otro que, por el mismo seguro, 200 euros, y otro dice que él 180 euros, y así sucesivamente. El motivo es muy fácil de entender. El seguro de una moto depende de varios factores como son:

Zona en la que vives: no es lo mismo residir en un pueblo pequeño sin apenas accidentes al año (siniestralidad), que hacerlo en una gran ciudad donde, por estadística, tienes más “números” de que te toque un siniestro simplemente debido a la mayor concentración de tráfico. A más tráfico, más posibilidades.

Edad del conductor: los chavales jóvenes tienen más accidentes en comparación a los asegurados de treinta años para arriba. Por lo tanto, la penalización o la bonificación sobre el precio no será la misma.

Si nuestra moto se guarda en la calle, en garaje comunitario o en garaje propio: aquí no hace falta ser Sherlock Holmes para deducir que será más caro cuanto más desprotegida esté. Por lo tanto, tendrá más descuento el que tenga garaje propio que aquel que deje la moto en uno común o a la intemperie.

Por lo tanto, para saber si tu seguro es caro o barato en comparación con el de los demás, es necesario realizar prácticamente una encuesta preguntando ciudad de residencia, edad, experiencia llevando motos, dónde se guarda ésta, etc, haciendo que no nos sirva de nada, porque ni vosotros lo preguntaréis así, ni nadie va a perder el tiempo en contestar tantas cosas. Por lo tanto, lo único que os servirá será consultar vosotros mismos a las compañías que os merezcan confianza y comparar según vuestros datos.

Espero haber arrojado algo de luz sobre estos asuntos recurrentes, aunque quedan algunos otros, como los neumáticos, que merecen un artículo para ellos solos.

Un abrazo a todos y hasta el mes que viene.

Deja tu comentario