Advantec

YO TAMBIÉN ESTUVE EN SABIÑANIGO Y NO HABLARÉ DE MOTOS

Por Elsi Rider
Un año más he asistido a estos BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2018 con el orgullo de poder compartir mis experiencias con otros viajeros, de convivir con cientos y cientos de moteros que bien suman entre todos millones de kilómetros. Cualquiera de los que por allí andan, podrían subirse “al estrado” y dejarnos “boquiabiertos” con sus vivencias sobre dos ruedas. Este año, el testigo de todo esto fue la localidad oscense de Sabiñánigo, que nos arropó y dio calor en este gran fin de semana.

Conocedora como soy de ese valle por mi afición al esquí, algunos años me he quedado alojada en esta población de gentes afables. Formigal era excepcional, pero bien es cierto que, a veces, el tiempo jugaba malas pasadas, y aunque, “chicarrona del norte” como soy, acostumbrada a ello, agradezco el sol y un buen día de calor en manga corta.

‘El mundo sobre dos ruedas’

Pero hoy quiero hablar aquí de lo mejor de los BMDS18, de la gente, de los amigos que vas conociendo y por supuesto, cómo no, del libro del amigo Alegre, esa gran persona que lleva esta Newsletter que todos podemos leer mes a mes y donde tengo el placer de colaborar.

‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrad España’, es algo así como un álbum de familia, donde se recogen diferentes personas relacionadas con este loco mundo, hecho con la sutileza que da la pluma de un buen periodista y el cariño además de ser un buen motero. Su puesta de largo, con ‘Mensajeros de la Paz’ y el Padre Ángel al frente, KM Solidarity y los que hemos tenido el honor de aparecer en él, fue un momento mágico en el que, a pesar de que las luces que fastidiaron a los fotógrafos para unas buenas instantáneas, a nosotros nos dio calidez, la calidez de estar entre buena gente y tener delante a quien con tiempo y dedicación recogió tantas historias.

Un corazón bajo un casco

Narcis Roca. ¡Sí, quiero hablar de él!, al que sin casco no reconocí y luego tuve el placer de ponernos cara y además estar junto a su madre y su esposa, ambas cercanas y cariñosas. Conversar con su mujer, y es que como bien reza el refrán, “detrás de todo gran hombre hay una gran mujer”. De Narcis me sorprendió su humildad, su sencillez, su cercanía y, por supuesto, el beso que me dio a toda velocidad. ¡Es un máquina! ¡Un gran profesional!, pero intuyo que todavía es mejor persona.

Tanta buente gente junta y poder compartir momentos con ell@s

También estuvo, nuestra conductora por partida doble, Sonia Sánchez, y su sonrisa. Íñigo Zabaleta, “el hombre sin averías”, y esto dicho desde el cariño, el que se va ganando de todos los que cada día le conocemos un poco más.

El placer de conocer a Rafael Campos y de alguna forma, aunque ausente, a su pareja Carmen Gragera, hay que ver qué forma de contar las cosas, que “sorna” tiene el tío. El gran Gerard Mediavilla y su Elena, otra gran pareja con quien compartir mantel, risas, cercanía y amistad.

A esa “tribu”, Agustín Ostos, en la que a todos nos incluye, y del que conocí más cosillas de cerca, y sobre todo también del que intuyo surgirá una buena amistad. Desde luego, compartir conversaciones con todos ellos, es de esos pequeños grandes placeres que la vida nos concede. ¡Va por todos vosotros, grandes viajeros y mejores personas!, porque, a fin de cuentas, lo “importante en la vida es eso, la amistad, el compañerismo el no mirar a nadie por encima del otro y la humildad que hace crecer y creer en el ser humano”. Gracias por los momentos que hemos compartido. Por estos días alrededor de una mesa y, por qué no decirlo, de cervecitas y muchas risas.

Por cierto, Marga Pérez, aunque no coincidimos, gracias a este libro he conocido tu historia más de cerca y solo me queda felicitarte por “recuperar la vista”.

Y para finalizar, esa persona a la que tanto admiro, Maria Barbero, humilde campeona y buena gente, que, tras hacerse 600 kilómetros en salidas de sólo once, nunca perdió su sonrisa. ¡Te admiro!

El luchador que me debe un chotis

Y sin olvidarme de alguien al que todos hemos seguido, con el que todos hemos sufrido: Xavi Reyes, al que finalmente puse cara. ¡Qué decir de alguien como él!, supongo que, simplemente, ¡eres grande, un luchador!, sigue sonriendo y bueno, que “me debes un chotis”.

Para concluir, y si de alguien me he olvidado, me disculpo por adelantado desde ya. Decir, que lo mejor de este evento es su capacidad de congregar ya no sólo actividades diversas, marcas, prensa y muchas, muchas motos, sino que es capaz de acercar a personas, de juntar a seres humanos con experiencias increíbles y, sobre todo, con pasión por las motos.

¡Quien diría que todo es por culpa de unas BMW!

Una respuesta para “YO TAMBIÉN ESTUVE EN SABIÑANIGO Y NO HABLARÉ DE MOTOS”

  • Alberto dice:

    Gracias Maria por danos oportunidad de escucharte. Estoy muy orgulloso de tus logros. Impregnas de positividad y emoción los viajes que realizas.

Deja tu comentario