Advantec

CLUB BMW TOURING DE ESPAÑA: A LA ‘ORILLUCA’ DEL EBRO

Este mes de junio hemos vuelto a visitar Cantabria durante el fin de semana del 22 al 24. Como en anteriores ocasiones, el éxito de participación estaba prácticamente asegurado por las fechas y el lugar elegido. Convocamos a 64 socios y 116 participantes en el Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo, un lugar idílico y con un servicio excelente, sólo necesitábamos algo de suerte para que el buen tiempo también nos acompañase.

Llegó el día y los que iban llegando al hotel eran recibidos con una copita de tostadillo de Potes y unas pantortillas de Reinosa. Después de acomodarnos en el Gran hotel, del refrigerio y los abrazos del reencuentro, pasábamos a la cena de bienvenida donde todo estaba perfectamente dispuesto por David Arias, responsable de restauración del establecimiento hotelero. El fin de semana comenzaba con muy buen ambiente.

Al día siguiente, con cielo despejado, iniciábamos la ruta a las 9:00 horas dirección puerto de El Escudo, y a medida que nos acercábamos, una sonrisa se perfilaba en nuestras caras al descubrir que la perpetua niebla de tan emblemático puerto se había retirado para dejarnos disfrutar de la panorámica del pantano del Ebro.

Continuamos por la N-623 hasta alcanzar el río Ebro y nos adentramos por el cañón en dirección a Valderredible. Parada obligada en Orbaneja del Castillo donde los saltos de agua cristalina estaban exuberantes, el sol brillaba y todos nos alegramos de que la limitación de los carretes de fotos en negativo formen parte del pasado.

La ruta continuó ascendiendo por el cauce del Ebro hasta Polientes, donde hicimos la parada de avituallamiento y degustamos tortilla española, hornazo y quesada. Todo muy típico y muy apetecible.

Pero Valderredible esconde entre su frondosa naturaleza, verdaderos tesoros culturales y no podíamos dejar pasar la oportunidad; por lo que nos acercamos hasta Santa María de Valverde en donde pudimos asomarnos a la ventana de la historia que se nos habría en el centro de interpretación de la arquitectura rupestre y con la visita guiada a la ermita excavada en roca, su Virgen de la Leche, su espadaña exenta y la necrópolis con 40 tumbas antropomorfas.

Retornamos a la ‘orilluca’ del Ebro en busca de su origen, pasando por Bárcena de Ebro, el monasterio de Montesclaros, Arroyo, Reinosa y finalmente Fontibre. Allí nos esperaba la Ronda ‘El Liguerucu’ de Fresno del Rio que nos encantó con unas campurrianadas mientras disfrutábamos del majestuoso entorno antes de pasar a almorzar. Allí mismo, en el restaurante Fuentebro, comimos un generoso cocido montañés rematado por una torrija de sobao pasiego.

El regreso al Gran Hotel fue libre y unos subieron a Pico Tres Mares, otros se acercaron a Ontaneda a tomar un helado y otros hicieron unas curvas por la antigua N-611.

Por la noche volvimos a reunirnos todos en torno a la mesa y tras la cena, el sorteo de regalos y las palabras de agradecimiento, nos recreamos tomando una copa y echando un baile en la carpa que teníamos dispuesta en los jardines. Todo fue sobre ruedas.

Por Arantxa Camposy Basilio Vielva

Fotos: Pepe Muñoz

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos