Advantec

CLUB DE MOTOS BMW DE ESPAÑA: 37ª CONCENTRACIÓN NACIONAL LA MANCHA 2018

Del 28 al 30 de abril se celebró la XXXVII Concentración del Club de Motos BMW de España en tierras castellanas, tan desconocidas para muchos y que están repletas de historia, de bonitos rincones, monumentos y una gastronomía sin igual.

El sábado fueron llegando los 56 participantes desde todos los rincones de la geografía española y también desde Lyon en Francia, donde residen nuestros amigos del Club BMW Francia, que ya es el segundo año que nos acompaña en este intercambio. La cena celebrada en el hotel Doña Carlota, donde estábamos alojados, fue el inicio de las actividades previstas para el fin de semana.

Con algo más de 30.000 Km2, la mayor parte del territorio manchego son llanuras tradicionalmente agrícolas, con apreciados productos como el azafrán, con Denominación de Origen protegida, el melón de La Mancha o la berenjena de Almagro. También son muy conocidos sus vinos (es la principal zona productora de España), el queso manchego y la raza ovina de la que procede. En La Mancha hay también importantes humedales, como las Tablas de Daimiel y las Lagunas de Riudera, ambos en el Guadiana y refugio de una extensa avifauna.

El domingo iniciamos la ruta hacia el Parque Minero de Almadén, las minas más antiguas del mundo, cuya actividad se ha mantenido hasta nuestros días, de donde se extraía mercurio.

La visita a dicho parque minero comenzó por las instalaciones mineras de superficie y siguió por los antiguos talleres y los castilletes de los pozos de San Aquilino y San Teodoro. Antes del recorrido por las galerías subterráneas visitamos el Centro de Interpretación de la Minería, donde se dieron los conocimientos indispensables previos sobre la evolución histórica de las labores mineras.

Después bajamos al interior de la mina por el pozo de San Teodoro hasta la primera planta, a 50 metros de profundidad, en una jaula de mina. El recorrido a pie fue por una mina explotada en los siglos XVI y XVII, según las condiciones reales de la práctica minera: uso de casco, aparente carencia de iluminación moderna, debiendo llevar lámparas individuales.

La salida a superficie se realiza por medio de un tren de vagonetas habilitado para el transporte del público, continuando la visita por las instalaciones de exterior, hornos de Alúdeles del siglo XVII, Puerta de Carlos IV, puerta de carros, con su calzada y su horno de tejeras, para pasar posteriormente al Museo del Mercurio donde se encuentran salas dedicadas a la geología y paleontología de la zona.

Al salir a superficie, una vez finalizada la visita, vimos que estaba lloviendo y como además era más tarde de lo previsto, decidimos acortar la ruta hacia Brazatortas, donde teníamos preparada la comida en La Posada de Alcudia.

Fue una lástima, porque la ruta que se había preparado era muy bonita y variada por el valle de Sierra Madrona, pero la prudencia aconsejó ese cambio.

Finalizado el almuerzo, nos dirigimos al hotel para descansar hasta las siete de la tarde, hora en que una patrulla de la policía local nos recogió para acompañarnos hasta la Plaza Mayor donde aparcamos las motos para realizar una visita guiada andando por el centro de Ciudad Real. Hay que agradecer al Ayuntamiento esa visita, el poder dejar las motos en zona peatonal y el posterior cóctel que tomamos en el antiguo Casino, donde nos recibió el concejal de Cultura y Turismo.

El lunes nos dirigimos hacia Consuegras, para visitar el castillo y los molinos en los que el trigo se transformaba en harina. Actualmente se conservan doce de ellos, cada uno con su nombre propio.

Pudimos visitar uno de esos molinos en pleno funcionamiento, tal y como era hace más de 400 años, y es realmente espectacular como hacen girar la piedra de una tonelada para moler el trigo y convertirlo en fina harina.

Finalizada la visita en la plaza mayor de Consuegra, nos dirigimos al parador de Almagro para comer y después visitar la población y el Corral de Comedias. Mencionar, que también en Almagro tuvimos la colaboración de su Ayuntamiento que nos permitió dejar las motos en la Plaza Mayor.

Tras la visita a la ciudad almagreña, fuimos regresando al hotel para tomarnos un tiempo de relax hasta la cena de gala que cerraba un fin de semana intenso en tierras manchegas.

Después de la cena se realizó el sorteo de regalos y posteriormente tuvimos un rato de música y baile para despedir esta celebración.

Agradecer a todos los patrocinadores y colaboradores que han ayudado a poder realizar la XXXVII Concentración Nacional del Club de Motos BMW de España.

Deja tu comentario