Advantec

EL PODER DEL CASCO

Por Agustín Ostos
La soledad del casco es como la consulta de un psicólogo. Lo calzas, lo abrochas, arrancas y la introspección comienza. A veces en voz en alta y otras callado, pero con los pensamientos tan claros, tan nítidos, que parecieran salir en estéreo a través del intercomunicador.

En mi caso, este fenómeno se me manifiesta especialmente en días de rutas largas en asfalto. Misteriosamente, es como si el cerebro comenzara a hacer un back-up de todo lo importante y un análisis exhaustivo de distintas parcelas de la vida, donde a veces incluso podemos encontrar algún virus, parchearlo y sanarlo.

También es muy interesante cuando, de súbito, en una especie de esquizofrenia temporal, tu cabeza aborda un tema a dos voces, ofreciendo una suerte de debate contigo mismo que, sin duda, enriquece la conclusión final sobre ese asunto.

Estos son algunos de los poderes mágicos de ese espacio sagrado que se genera entre los sesos y el casco. Yo, por eso, no me lo quito ni para darme un bañito.

Instagram: @soytribu

Facebook: Soy Tribu

Web: www.soytribu.es

Twitter: @soy_tribu

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Comprar el libro