Advantec

¿HIBRIDACIÓN?

Por Carlos Permuy
Vivimos en un mundo contaminado, es un hecho. Generamos tal cantidad de CO2 que la tierra no es capaz de procesarlo y lo estamos sufriendo en nuestra salud. Las normas anticontaminantes son cada vez más estrictas en el mundo del motor y, por supuesto, las motocicletas tampoco han escapado a ese control.

Los motores cada vez tienen más dispositivos para intentar restringir la emisión de CO2 a la atmósfera, pero, a la vez, cada vez están más ‘estrangulados’ algo que se empieza a notar en su funcionamiento dentro de un mismo modelo de un año a otro.

Hace ya dos años, en esta misma columna de opinión, especulaba sobre el futuro eléctrico de las motocicletas. Y sí, sigo creyendo que por ahí va el plan a seguir. No estoy diciendo que sea lo más idóneo si no que, simplemente, ahora mismo es lo que se ha decidido como alternativa a los combustibles fósiles.

Podríamos debatir sobre si un vehículo eléctrico es limpio al 100% o no, porque esa electricidad con la que los recargamos se sigue produciendo usando combustibles fósiles, si bien es verdad que al ser el consumo mucho menor (1 euro cada 100 km en los coches, por ejemplo), también lo sería la emisión de CO2 a la atmósfera. El tema de las baterías está mejorando a pasos agigantados y cada vez almacenan más energía con menos volumen y peso.

Como a mí lo que me gustan son las motos, he estado elucubrando sobre el tema y de repente he pensado ¿y una moto híbrida? Puede ser una buena solución, ya que podría combinarse un motor de gasolina junto con un pequeño motor eléctrico. Por un lado, tendríamos menos emisiones de CO2 y, por otro, una aceleración y un par que nada tendrían que envidiar a los tradicionales motores de explosión.

Recordemos que en los automóviles es una solución que hace ya unos años que se usa. Sin salir de la marca, el deportivo BMW i8. Se trata de un superdeportivo con un pequeñísimo motor tricilíndrico de 1.500 cc y un motor eléctrico de 105 kW que conjuntamente proporcionan la friolera de 374 CV, una velocidad máxima (autolimitada) de 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 de 4,4 segundos. ¿Lo mejor? un consumo promedio ridículo: 1,9 litros cada cien kilómetros, lo que lo le otorga una eficiencia energética A+.

La BMW Vision Next 100, la concept presentada hace poco, hacía gala de su tecnología eléctrica pero antes de que eso llegue completamente no estaría mal ver una touring como la RT o la K1600 o una trail como la GS, todas ellas grandes tragamillas, con motorización híbrida y la ventaja de poder repostar en gasolineras tradicionales con un consumo ridículo. Y no hablemos ya para realizar viajes de aventura ¿os imagináis recorrer 30.000 km por menos de 1.000 euros en combustible?

Hasta el mes que viene.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Comprar el libro