Mapfre


Advantec

LA BMW R60/7, CUSTOMIZADA POR VINTAGE ADDICTION MOTORCYCLES, DEMUESTRA QUE LA SENCILLEZ TAMBIÉN ES BELLA. ¡COMPRUÉBALO CON TUS PROPIOS OJOS!

Los bóxers clásicos de BMW siguen siendo superpopulares como motos para personalizar. Pero hay un ‘pequeño’ inconveniente, las muchas customizaciones de las BMW Airhead están haciendo que comiencen a parecer todas iguales.

Entonces, ¿qué se necesita para construir algo fresco, sin pasarse de frenada? Sólo se requieren un cliente y un constructor cansados de las ‘Beemers me-too’ que inundan el mercado y que tengan un gusto por la belleza clásica. En ese caso, hay un ganador: esta elegante R60/7 vestida por Vintage Addiction Motorcycles.

Esta maravillosa Airhead de 1978 es propiedad de un coleccionista de BMW’s vintage, que quería algo ‘alternativo’ en su garaje. Y el taller español se alegró en complacerlo.

Vintage Addiction es, realmente, un solo hombre, Carlos, un talentoso mecánico de autos que ha elegido las motocicletas. Con sede en la localidad costera catalana de Arenys de Mar, cerca de Barcelona, Carlos abandonó su trabajo a tiempo completo hace un par de años para dedicarse en exclusiva a su tienda, Vintage Addiction Crew (VAC). O, como él dice: “Para dedicarme a mi pasión y a lo que me hace feliz”.

Carlos tenía una visión clara en mente para la Slash-7: un look clásico, con un solo asiento y electrónica moderna. “Después de ver muchos diseños -dice-, no queríamos hacer la típica BMW de aspecto ‘cuadriculado’ que se ha estado viendo por toda Europa últimamente. Ha habido una fiebre, o una plaga, con este estilo.

“Esta R60/7 no tiene grandes modificaciones, ni un gran motor con muchos caballos, ni grandes frenos. No hace falta presumir: es una moto sencilla y limpia, con todos sus componentes originales, que funciona perfectamente para un agradable paseo dominical”.

La moto estaba en muy buen estado, después de haber sido muy bien mantenida toda su vida. Aun así, Carlos abrió el motor y lo restauró con nuevas juntas, segmentos de pistón y cojinetes.

Las válvulas también fueron pulidas y se instalaron nuevos retenes de culata. Y se reajustaron la transmisión y los carburadores, devolviendo la instalación entera hasta un estándar razonable de calidad.

Carlos empezó de cero con la electricidad. Ahora, todo se controla mediante una unidad procedente de Motogadget (https://motogadget.com/en/), lo que permite un superordenado tubo de cables e incrementar exponencialmente la fiabilidad.

Los nuevos velocímetro e interruptores son también de Motogadget y el cableado de la distribución discurre por el interior del manillar. Y ha cambiado la batería por una unidad de ión-litio más pequeña, escondida en una caja manufacturada que ha colocado bajo el pivote del brazo oscilante.

El montaje del cuentakilómetros es especialmente interesante –en lugar de atornillarlo, ha sido soldado a la parte delantera del tanque de combustible–. En cuanto al depósito, de 8,5 litros de capacidad, es un accesorio diseñado para otra marca que Carlos ha adaptado para la BMW.

“El tanque da a esta motocicleta personalizada clásica un aire muy perturbador y elegante al mismo tiempo”, dice el preparador.

Justo detrás del tanque, el magnífico asiento hecho a medida tapizado en una tela rizada a juego con los puños del manillar. El bastidor auxiliar ha sido modificado, pero no con el diseño usual de ‘cut-n-loop’ que estamos acostumbrados a ver. También hay un nuevo guardabarros trasero, empotrado en el chasis.

La ubicación del bóxer se ha ajustado sustancialmente: Carlos ha instalado una rueda delantera de 21’’ y una trasera de 18’’, uniendo las nuevas llantas a los ejes de distribución.

Dejó la mayoría de los frenos originales, simplemente actualizando el delantero con un cilindro de freno Brembo. Las horquillas delanteras son las propias, pero reacondicionadas y acortadas. Un juego de amortiguadores Showa, ajustables para precarga y extensión.

El resto de las piezas, las conservó, manteniéndolas por el buen gusto que traían: el pequeño faro cromado, la pata de cabra y pequeños detalles, como el código de color en las clavijas de los cables de las bujías. Para el tubo de escape, Carlos agregó tubería de acero inoxidable a los colectores de los escapes, con deflectores ocultos en su interior.

Para el color, eligió un tono azul clásico de los años 50. Un juego de guantes en un porta-guantes de cuero hecho a mano ofrece un toque final, cortesía de José, amigo de Carlos, de Indomable (http://indomablebikerapparel.bigcartel.com/).

Y si miras más de cerca, también podrás ver los pulcros y pequeños logotipos de VA en las insignias del motor.

La R60/7 de Carlos es una ruptura bienvenida frente a la ofensiva de imitadores ‘Beemers’; es la motocicleta que escogeríamos para las perezosas excursiones de domingo. ¡Bravo, Vintage Addiction!

Galería de fotos de Alex Gerlach

http://vintageaddictioncrew.com/producto/bmw-r607/

http://vintageaddictioncrew.com/

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos