Mapfre


Advantec

LA RUTA 47, 10.000 KM POR LA ESPAÑA PENINSULAR CON UNA BMW S 1000 XR SIN CAMBIAR DE NEUMÁTICOS, EL DESAFÍO DE GERARD MEDIAVILLA

Por José Mª Alegre
Gerard Mediavilla es un atrevido rider que se ha lanzado a realizar La Ruta 47, un desafío de 10.000 kilómetros que cruza las 47 provincias de la España peninsular iniciado en el cabo de Creus (Gerona), el pasado 2 de mayo, y que, tras 29 etapas, finalizará en Almería el 30 de este mes.

El reto es hacer esos kilómetros con una BMW S 1000 XR sin cambiar los neumáticos que lleva puestos desde el inicio del viaje, unos Michelin Road 5, juego que intentará que aguante toda la travesía. “Soy consciente de que la media de duración de un neumático en una moto de 160 CV como la que llevo es de siete mil kilómetros, pero voy a intentar llegar a esos diez mil”, confía Gerard.

La Ruta 47 es un proyecto de Motorutas.com, página web cuyo administrador es este profesor de informática de 49 años de edad que organiza eventos y rutas en moto. “Yo siempre he sentido envidia sana de los moteros que viajan a Cabo Norte, a África, etc, pero también he pensado que en España hay rutas magníficas. Fue entonces cuando se me ocurrió la Ruta 47”, aclara Gerard. La idea la trasladó a un directivo de Michelin, proponiéndole el reto de hacer semejante periplo sin cambiar los neumáticos de la moto, “y le gustó”, afirma nuestro protagonista. Faltaba entonces comunicárselo a su mujer, Elena, “le dije que estaría fuera de casa casi un mes y me respondió que vale, que como en verano cumplo 50 años, ése era mi regalo”, confiesa riendo Gerard.

Y así, con el apoyo de BMW Motorrad España, de Michelin, de Sercotel, que le ofrece alojamiento en las capitales de provincia donde finalizan las etapas, además de otras dos firmas más, Gerard se lanzó a realizar su proyecto, plan ambicioso que en el momento de esta entrevista ya había iniciado. “Estoy disfrutando muchísimo con esta aventura -dice-, tanto que ya estoy pensando que haré cuando la acabe”, ríe de nuevo.

Jornadas de siete horas en moto y tres ‘parado’

Con un total de 29 etapas, cada una sobre los 350 kilómetros de media, Gerard se pasa siete horas al día rodando sobre la S 1000 XR y tres ‘parado’, tiempo que destina a tomar fotografías, a contemplar el paisaje, escribir notas y a repostar. “Suelo desayunar fuerte, porque así evito la comida del mediodía, pues entre que busco el restaurante y el tiempo detenido en comer, se me van dos horas que invierto en el recorrido y todo lo que conlleva. Luego, por la tarde -prosigue-, llego al hotel sobre las siete, me ducho, salgo a dar una vuelta para conocer el lugar donde estoy, ceno y me pongo a descargar fotos y a contestar en las redes, dándome las dos de la madrugada como poco”, añade.

De la moto elegida para tan ambicioso desafío, la BMW S 1000 XR, Gerard asegura que es “muy cómoda para viajar, además de versátil, potente, segura y divertida, ¡de ella me gusta todo!”, remata con una carcajada. “Lo cierto es que todavía no puedo hacer una valoración muy profunda, porque hace poco que ‘nos conocemos’ -remarca- y está en rodaje. Pero, además de lo señalado, me encanta el cambio asistido Pro, y aunque soy motero de los antiguos, de los que gusta embragar, seguro que al finalizar la ruta digo lo contrario. La S 1000 XR es, sin duda, la mejor moto que he llevado”, concluye.

Motero tardío, debido a que sus padres no les hacía mucha gracia lo de las dos ruedas, Gerard se compró su primera moto a los 30 años, “cuando ya me había emancipado y vivía por mi cuenta. A partir de entonces empecé a hacer salidas, a fotografiar paisajes y luego vino la web motorutas.com, un gusanillo, el de las motos y los viajes, que no deja de crecer”.

Para este donostiarra, la moto “me produce felicidad, me gusta que me dé el aire en la cara, tanto que suelo ir con la visera del casco abierta. Además, la moto me genera muchas ideas”.

Conducción suave y eficiente

Pero ahora, la primera de ellas es la de llevar a buen puerto su desafío, terminarlo con los mismos neumáticos que lo inició con la S 1000 XR que los monta. Para ello, nada mejor que las sabias indicaciones de los expertos. “Me entreviste con dos experimentados moteros -reconoce- que me dieron buenos consejos para conservar los Michelin Road 5, que, básicamente son hacer una conducción suave, procurar no superar los 90 km/h, evitar las aceleraciones bruscas, así como las apuradas de frenada y en las curvas procurar tumbar para desgastarlos por igual”.

Para Gerard no es un problema seguir las recomendaciones de los expertos citados, pues no es un conductor agresivo, “soy un motero que no corre, voy tranquilo, disfruto de la moto, de lo que veo y me parece un lujo. Además -añade-, como voy con el navegador, veo con antelación las curvas de la ruta y así tengo una referencia de cómo son y abordarlas sin sobresaltos”. Tampoco ve en la soledad un hándicap en este viaje, pues es un rider “bastante solitario, pero no voy solo, pues tengo el teléfono conectado gracias al intercomunicador, me siguen en las redes y en la retaguardia está mi mujer, que es la que se ocupa de la logística. Además, voy citando a todo aquel que quiera para encontrarnos en la ruta y hacer kilómetros juntos, reunirnos en lugares moteros, charlar, etc”.

Y, por supuesto, no rehúye el contacto con otros usuarios de la moto que pueda encontrarse por el camino, como el grupo de ingleses que estaba contemplando el paisaje desde un mirador y “me pare y estuve hablando con el road líder. Me contó que hacía veinte años que organizaba viajes en moto de compatriotas suyos por España. Le expliqué La Ruta 47 y le pareció una gran idea, sobre todo para los riders extranjeros, pues resulta muy atractiva al estar muy bien documentada con el GPS, te la puedes bajar de laruta47.com y hacer las etapas que quieras”, explica Gerard.

Además del reto en sí, varios son los objetivos que motivan a este navarro de residencia en este viaje, “los cuatros faros de los cuatro puntos cardinales de la península que veré, que son el Cap de Creus, de donde he salido, el de Estaca de Bares, el más septentrional de todos los situados en la península Ibérica, el cabo de Finisterre y el de Tarifa. Tener el pasaporte sellado que certifica el paso por las 47 provincias de la ruta, documento que puede sellarse en cualquier establecimiento, público o privado, por los que se pase, y que cualquiera puede tenerlo entrando en laruta47.com. Y, sin duda, la que más ilusión me hace, además del desafío en sí, es que La Ruta 47 se convierta en una especie de Ruta 66. Como he apuntado antes, estos diez mil kilómetros se pueden hacer por etapas, según los períodos vacacionales de cada uno, escoger la que se quiera hacer, con la ventaja de que a medida que las voy superando están a disposición de todos para bajárselas, ponerlas en el navegador y no preocuparse de nada más que de disfrutar de una hermosa ruta, porque todas tienen su encanto”.

Feliz Ruta 47, Gerard, y que consigas tan ambicioso reto.

Para seguirle, entra en www.laruta47.com

Facebook: https://www.facebook.com/laruta47/

Instagram : https://www.instagram.com/laruta47

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos