Advantec

LOS TRÁMITES PARA ENTRAR EN CUBA EN MOTO

Por Charly Sinewan
Por lo general, casi todo lo que imagines que te gustaría hacer con tu propia moto, se puede conseguir, por complicado que en un principio pueda parecer. Entrar a Cuba en moto, por ejemplo, es una de esas cosas que a priori me parecían imposibles y que, sin embargo, se puede y sin muchas complicaciones. Hoy os comparto cómo es el trámite.

Hay tres opciones, que yo contemple, para hacer llegar una moto a Cuba. Un avión de carga, un barco carguero o, la más económica, alguna pequeña embarcación que llegue desde México, Estados Unidos o algún otro punto no muy lejano. Yo solo encontré uno, el Stahlratte, un barco alemán que hace de escuela de vela a la vez que transporta motos por el Caribe, ya sea cruzando el Tapón de Darién o, como en este caso, desde México a Cuba.

El viaje duró tres días, desde Isla Mujeres (frente a Cancún) hasta Cienfuegos, al sur de la isla. Una vez en tierra, lo primero es pasar por inmigración para legalizar la situación del pasajero. El primer mes de visado es gratuito y el Gobierno cubano permite extenderlo sin salir de Cuba hasta en dos ocasiones, pero pagando 25 dólares cada una de ellas.

Para legalizar la moto, lo primero, es conseguir un permiso de importación temporal. Éste te lo dan, sin mucha complicación, en el puerto, previo pago de diez dólares y tras una inspección del vehículo poco meticulosa. Este permiso es extensible otros dos meses más, de uno en uno, igual que el pasaporte.

Lo siguiente es conseguir un permiso de circulación en la policía de tránsito, así como una matrícula cubana temporal. Este trámite puede ser largo y tedioso. En esta ocasión habrá que pasar una nueva inspección, tipo la ITV en España, y para ello se deberá aguardar una eterna cola de vehículos que cada día esperan ser inspeccionados. En mi caso, sin querer, me colé y todo fue medianamente rápido, pero no es lo normal.

Este permiso es valedero por un mes y, al igual que todo lo demás, renovable hasta tres, pero siempre de uno en uno.

Por último, en la mayoría de los países a los que se entra en vehículo propio, habría que asegurarlo. En el caso de Cuba no es obligatorio, se puede circular sin seguro. Las consecuencias, las desconozco y espero que siga siendo así los pocos días que me quedan en la isla con mi propia moto.

El mes que viene, os hablo del viaje por Cuba.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos


Mapfre