Advantec

TRES ABADÍAS, TRES VIAJES CON LA BMW R 1200 GS Y LA MÍSTICA DE LOS NÚMEROS

Por Willy Sloe Gin
Como siempre a contratiempo… Y es que muchas cosas han pasado en mes y medio. También viajes con BMW.

Pero como ‘nobleza obliga’, hay que seguir camino, seguir escribiendo; porque escribir no es otra cosa que viajar, que seguir viviendo. Verso a verso, curva a curva… Lo que nos mantiene a flote.

Trata esta nueva entrega de relatar, “como Dios me dé a entender”, un viaje por tres países. Y como todo cambia momento a momento serán tantas fronteras, imperfectas sin duda, las que marcarán este nuevo rumbo.

Imposible sería sin el apoyo de BMW en todas sus facetas. Apoyo incondicional desde hace tanto…

No sólo será un viaje, sino tres. Tres tercios nuevos o viejos que me persiguen desde hace mucho. Será la primera etapa la que me lleve a Ciudad Rodrigo. Acompañado por Fijet, Asociación de escritores y periodistas a la que pertenezco. Para seguir luego hasta Roncesvalles y así encontrarme con mi primera Abadía. Acabará el tercio en el viaje real, en Bretaña y Canterbury.

Como siempre anda enredando la magia. La que nos acompaña cada vez que nos subimos a una moto sin saber cuál será nuestro destino, cierto o no.

Magia disfrazada en juego, en aventura, en la búsqueda que sólo nos proporciona una moto, sin duda repleta de ausencias.

Fue Leonardo de Pisa, Leonardo Pissano, un genio nacido en la Baja Edad Media. Inventó una sucesión de números perfectos. Un algoritmo que acababa en tres. Siempre en tres.

Consistía y consiste la secuencia o sucesión en, a partir del cero, sumar los dos números que la preceden para llegar a un tercero.

Y si al sumar se llegaba a un número divisible, habría que dividirlo por dos. Base de la sucesión.

0+1= 1, 1+1= 2, 2+1= 3… y así hasta el infinito. Así define esta sucesión no pocas manifestaciones de la Naturaleza.

Y mi compañera en esta nueva historia será la R 1200 GS. R GS.

En el orden del abecedario corresponden estas letras a los números: 17+7+18= 42.

Sumamos 4+2= 6. Y entre dos, cabe a tres. 1200: 1+2+0+0= 3. Tres.

Y cuadrando el círculo sumamos números y letras: 3+3= 6. Que, partido por dos, resulta: Tres.

Sin duda es la moto perfecta. Le hubiera encantado a Leonardo…

(Imágen Canterbury: By Diliff – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=34509771

Imágen Saint Michelle: National Geographic.)

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos