Advantec

LA BMW R NINET URBAN G/S ENTRA EN EL GARAGE DE FUEL MOTORCYCLES. ¡EL PROYECTO COYOTE YA ESTÁ EN MARCHA!

“Las motos son objetos que te hacen soñar”. Con esta frase, Karles Vives define su visión del mundo de las dos ruedas y la filosofía de Fuel Bespoke Motorcycles, un proyecto personal que pasó de ser una simple afición a convertirse en una marca de motos a medida que ha ido sumando clientes a lo largo y ancho de todo el mundo.

La relación de Vives con las motos viene de lejos, ya que creció en una casa rodeada de aficionados a las dos ruedas. Sus padres se movían en una Lambretta, sus hermanos mayores eran amantes del trial y él mismo se estrenó a los quince años con una Vespa 125 Primavera. Desde entonces, pasaron por sus manos todo tipo de motos (trails, naked, custom y deportivas), pero todas tenían algo en común, le habían enamorado a primera vista más allá de sus prestaciones o potencia.

Esa obsesión por las formas y la belleza fue lo que le llevó a plantearse la idea de crear una moto completamente a medida. Comenzaba un reto y, sin saberlo, el origen de lo que hoy es Fuel Bespoke Motorcycles. Con la base de una BMW R100 RT del 82, Vives se puso a trabajar durante meses en el diseño, búsqueda de piezas, montaje y desmontaje. Tras mucho esfuerzo y la ayuda de familiares, amigo y foros, terminó la que sería su primera creación, la BMW R100 Scram. Para entonces, el veneno del custom corría por sus venas y se embarcó en un nuevo proyecto que tendría como punto de partida otra moto BMW.

Con este segundo trabajo de personalización, Vives dio el paso definitivo: decidió abandonar su profesión de publicista y dedicarse por entero a su pasión. Buscó un equipo que compartiera su visión, con experiencia, talento e ilusión y, con ellos, comenzó la historia de éxito de Fuel Bespoke Motorcycles.

El último proyecto en el que está trabajando Vives surge de una llamada de David Canosa, Jefe de Marketing de BMW Motorrad España, que le encarga realizar una customización sobre la BMW R nineT Urban G/S. Según reconoce el mismo, “este proyecto es toda una responsabilidad para Fuel Bespoke Motorcycles, pero no podía dejar pasar la oportunidad de trabajar con una moto tan especial dentro de la familia R nineT de BMW. Por delante, quedan meses de duro trabajo, pero estamos seguros de que el resultado final no defraudará”. Si quieres seguir la evolución paso a paso, no pierdas de vista las redes sociales, siguiendo a @FuelBespoke y @bmwmotorradESP.

Y no te pierdas tampoco el vídeo donde la BMW R nineT Urban G/S no sólo despierta la imaginación de los constructores, sino también de las herramientas que la transformarán. La grabación muestra como la llegada de la moto activa la máquina de soldar, la de afilar, los tornillos, las llaves…, todo cobra vida con la presencia de la nineT Urban G/S en el taller de Fuel Motorcyles donde va a empezar la transformación. ¡No te lo pierdas, el proyecto ‘Coyote’ está en marcha!

Una respuesta para “LA BMW R NINET URBAN G/S ENTRA EN EL GARAGE DE FUEL MOTORCYCLES. ¡EL PROYECTO COYOTE YA ESTÁ EN MARCHA!”

  • Javier Presmanes dice:

    Hola: Soy orgulloso propietario de una BMW R 100 RS del año 83 y una F800 GS del 2010. Son dos motos con totalmente distintas y ambas te hacen disfrutar de su especial encanto. Cuando conduzco la R100 disfrutó de aquellas sensaciones que te acercan a lo manual y artesano. Es cierto que enseguida te das cuenta de la cantidad de cosas que están ya superadas como los frenos, la amortiguación, el equipo eléctrico, la falta del ABS, etc. Sin embargo, te das cuenta que en la situación actual de las carreteras y el modo con el que la administración se empeña en límites de velocidad exageradamente bajos, las prestaciones de la R100 resulta más que suficiente y es entonces cuando disfrutas de todo el ritual artesanal de conducir una moto clásica. Para mi la belleza de la moto es algo inrrenunciable y disfruto de las imágenes que encuentro en la red. Siempre pienso que BMW debía construir una moto retromoderna, bella como las de antes, altamente fiable y pensada para que el propio usuario pudiera hacer muchas operaciones de mantenimiento. Una R80 GS bien estudiada, sin alturas exageradas que puedan ser conducidas por campo y carretera que fue la filosofía inicial d la marca. Pero al parecer los fabricantes siguen empeñados en construir motos más y más extremas que pocos podrán disfrutar si no viven cerca de una autovía alemana.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos