Advantec

ERIN Y LA BMW R 1200 GS MÁS RÁPIDA DEL MUNDO

Erin Sills es una de esas personas que tiene como gran pasión en su vida las motos de carreras. Le gusta vivir deprisa, muy deprisa. Su anterior puesto de trabajo al frente de 300 personas en el departamento de información al consumidor de Facebook ya aportaba adrenalina a su día a día, pero no suficiente.

Nada como el mundo de las dos ruedas, donde Erin ha obtenido diversos récords nacionales y mundiales de velocidad a bordo de modelos estándar y modificados de la BMW S 1000 RR. Eso sobre el asfalto, pero lo cierto es que conducir sobre tierra, aunque fuese a menor velocidad, también tiene su gracia. Y ahí es donde entra en escena la BMW R 1200 GS.

“Ya era propietaria de una GS, pero nunca sentí la necesidad de pilotarla off-road. Ya hacía otro montón de cosas arriesgadas en mi vida. Sin embargo, cuando mi marido Andy murió, Shawn Thomas me llamó y me invitó a Rawhyde. Entrené, hice una serie de tours y me inspiró para intentar formar parte del equipo americano del GS Trophy después de ver las clasificatorias de 2014. Cuando Jim Hyde me propuso convertirme en instructora, ya no hubo marcha atrás”, comenta Erin.

Para poder aplicar sus conocimientos, Erin tuvo que certificar el haber completado más de 40.000 millas (casi 65.000 kilómetros). Ahora es capaz de trasladar sus conocimientos a otras personas para que aprendan a manejar de verdad sus BMW GS sobre terrenos complicados. “Hombres y mujeres han de aprender que el tamaño no importa para manejar la moto -Erin es bastante menuda-, todo tiene que ver con la finura, la técnica y el entrenamiento. La GS tiene un muy buen balance y está muy bien diseñada”. Sabemos que nunca batirá a la S 1000 RR en línea recta, pero, ¿por qué no intentar crear la GS más rápida del mundo? Eso es lo que pensaron dos entusiastas como Erin y Trev Richter, entrenador en Rawhyde.

Partiendo de una BMW donada por Jim Hyde, el objetivo era claro. Sacar todo el potencial posible de la R 1200 GS para hacer de esa unidad la más rápida de siempre. Diversos cambios mecánicos, incluido un sistema nitroso progresivo, deberían permitir alcanzar entre 165 y 170 millas por hora. Es decir, aproximadamente 273 km/h. No está mal para hacerlo sobre tierra, ¿no?

La comunidad GS volvió a demostrar con este proyecto que es algo especial. Muchos riders y propietarios quisieron dar sus consejos e indicaciones durante el proceso. Incluso ofrecieron ideas para la ruta a seguir. La verdad es que nada podría haber salido adelante sin su aportación. Son gente diferente. También los socios y el equipo de marketing de Headquarter en Munich, que apoyó esta locura. Recuerda que, si tienes una idea de este tipo, lo único que te separa de convertirla de sueño a realidad es que te lances a por ella. Erin lo aconseja así, y mal no le ha ido.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos