Advantec

VIVIR EN CONSTANTE VIAJE DISFRUTANDO DE TODO

Por Charly Sinewan
Escucho el fluir de un río que tengo a mi espalda, mezclado con el sonido del quemador de gasolina de la cocina que calienta agua para hacerme el primer té de la mañana. Hace unos meses que dejé de tomar café para intentar dormir mejor. Parece que funciona, hoy he dormido ocho horas en la tienda de campaña.

De hecho, acabo de amanecer. Estoy sentado en la silla de camping, rodeado de montañas y de bosques, preparando el desayuno mientras mastico el día de ayer y pienso en el de hoy. Ambos serán parecidos, unas diez horas de moto hasta que empiece a atardecer y busque un lugar en el que acampar.

Estoy en Idaho, inmerso en la Trans American Trail, una ruta de la que ya he hablado muchas veces y que recorre Estados Unidos de costa a costa por pistas. Atrás quedan varios días atravesando los bosques de Oregón y, por delante, me esperan Utah y Colorado. Las distancias en este país son inmensas, mucho más cuando lo haces por caminos de tierra, arena y piedras, así que la única forma de poder terminarla pasa por desocuparme de cualquier cosa que no sea montar en moto.

En una vuelta al mundo en moto como esta, que pretende pasar por la mayor parte de lugares posibles, irremediablemente hay momentos en los que el viaje se convierte en ruta. De la historia desaparecen la mayoría de los personajes y, los paisajes y el camino, toman el principal protagonismo.

La clave para poder vivir así, en constante viaje, es saber disfrutar de todo. Para mí estos días van a ser un verdadero homenaje motero. Espero que para vosotros también.

Gracias por acompañarme. Nos vemos el mes que viene.

Deja tu comentario