Advantec

2017= ÁFRICA 5. EUROPA 4. AMÉRICA 3. ASIA 1. 2018= X

Por Gustavo Cuervo
Por enésima vez este año escribo este blog en un avión, concretamente sobrevolando los Andes hacia Puerto Montt (Chile) a punto de comenzar el último viaje en moto de la temporada 2017.

Ha sido un año largo y lleno de viajes inolvidables. En la clasificación numérica por continentes, este año ganó África, con cinco rutas (Marruecos y Kenia), le siguió Europa, con cuatro (España, Portugal, Francia e Italia), tres rutas por América (Colombia, Cuba, Argentina y Chile) y, por último, Asia, con un sólo viaje; eso sí, una aventura extrema por el norte de Pakistán, entre las montañas más salvajes del planeta.

2017 pasó y se llenó de viajes por carretera, de rutas trail, de enduro y custom, sumando más de 50.000 km en compañía de una gran variedad de amigos de más de diez nacionalidades diferentes. ¿Cansado?

La verdad, un poco, pero eso siempre me pasa, por la pereza a los aeropuertos y vuelos en aviones, único modo de llegar en horas a cualquier rincón del mundo donde encuentro una BMW que rápidamente me borra las penas.

¿Y entonces?, el año que viene, ¿qué? Pues, como siempre, me ha gustado innovar y crear, por lo que me suelen definir como pionero, pues voy a ejecutar nuevas rutas, ya exploradas en solitario o con un grupo selecto de amigos. En primavera, un enduro por Nepal con visita al valle del Mustang, el legendario valle que muchos consideraron el Shangrilá, lugar que, por cierto, ya han dado ese nombre a pueblos en un buen numero de países de Asia, desde China a Myanmar. Y es que, ¿a quién no le gustaría encontrar el valle de la eterna juventud?

En verano, otra singular y exclusiva ruta por Cuba con motos custom para entrar al corazón de uno de los países más singulares del planeta por sociedad, historia y playas. La mayor isla de las Antillas tiene mucho que ofrecer en moto a ritmo tropical, a ritmo caribeño.

En otoño, una nueva ruta exclusiva mundial por Tailandia con una actividad más que emocionante, superlativa, que hará las delicias de los que me acompañen.

Sin presumir lo más mínimo, con la objetividad que da la experiencia y la falta de necesidad de utilizar epítetos como el más, el primero, el mejor…  Todas estas rutas son exclusivas por una sencilla razón, sus actividades complementarias. No sólo se trata de hacer un recorrido insólito, en cuyo diseño pongo todos mis conocimientos y el de los muchos amigos moteros y guías locales que tengo el placer y orgullo de conocer en cada país, también porque para mí, en un viaje en moto, no todo es sumar kilómetros. También hay que mezclarse con los nativos, conocer lugares secretos, a pie, en canoa, en camello o elefante, como sea y por supuesto asistir a eventos o espectáculos que sólo puedes ver en un lugar determinado y en unas fechas específicas.

Soy tan motociclista como viajero y si me gustan todas las motos, también me gustan todos los países. A todas y a todos las encuentro algo único, así que vivo en un estado de perpetuo enamoramiento.

Mi hijo, hace ya bastantes años, me dijo. “Papa, te están copiando las rutas”. Era cierto, pero nunca me preocupó. “Déjalos hijo, mientras copian, no crean”. Y para mi crear es más importante aun que hacer rutas rentables y monótonas a fuerza de reiteradas. Estoy seguro de que, si yo me lo paso bien y me asombro con nuevos destinos, lo transmito a mis compañeros que en un altísimo porcentaje repiten durante años consecutivos y además traen a sus propios amigos. Esto me produce un ‘overbooking’ que no estoy dispuesto a solucionar, al menos por ahora, encargando a terceros las rutas que yo hago. Mi negociado particular no es reunir cuanto más dinero mejor y crecer en dígitos en el banco. Mi negocio es un estilo de vida en el que me encuentro contento, descubriendo, explorando y compartiendo.

Espero en 2018 no hacer más de siete u ocho viajes, nueve, a lo sumo, a cinco continentes. Pero es que cada año me propongo lo mismo y como no fui a las clases para aprender a decir que no, mis amigos me ‘obligan’ a sumar más de diez viajes por año.

Vamos, esto me pasa con los viajes y también con las motocicletas, con todas las motos como decía antes. Consecuencia, que entre viaje y viaje me fascina probar los nuevos modelos que salen al mercado. Motocicletas turísticas, trail, deportivas, heritage… hasta los scooter. En 2018 ya sé que no me darán los días, pues la cantidad de nuevos modelos presentados en las ferias de final del 2017 sobresaturan mi calendario.

Si quieres acompañarme en algún viaje entra en www.gustavocuervo.es/viajes/es y ven a conocer el mundo. Te advierto que es droga dura y te será difícil desengancharte. Yo llevo así más de 40 años.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos