Advantec

TOCANDO LAS NUBES EN MOTO

Por María Elsi
Esta es la sensación de rodar con la moto en Mestia (Georgia), región de Svaneti, en plena cordillera del Cáucaso. Llegar es más o menos fácil, aunque la carretera tiene muchas irregularidades y de vez en cuando alguna pista que otra. Es una región con lengua e historia propia que vivió completamente aislada hasta hace poco más de veinte años, ya que apenas llegaban turistas.

Salpicada de torres medievales, se venían a refugiar y defender familias cuando tenían enfrentamientos entre ellas o los saqueadores árabes cruzaban puntualmente las montañas para robar a sus habitantes. Y esto sucede en todas las poblaciones de los SUANS, que así se les conoce, pero en Mestia el número de torres supera las treinta entre montañas de más de 4.000 y 5.000 metros. Svaneti presume de tener en su territorio los cuatro picos más altos de la cordillera del Cáucaso, siendo el pico Ushba uno de los más ingobernables de los escaladores de medio mundo con sus 4.710 metros y el pueblo más alto de Europa habitado.

Con Lusi, mi BMW, voy conduciendo por sus sinuosas carreteras que, esquivando vacas y cerdos, te van mostrando un paisaje salpicado de casas georgianas y una mezcla de edificios de la antigua Unión Soviética y carreteras que en cuanto dejan de ser principales se convierten en pistas de off orad y la verdad, ¡cómo se disfruta! Es un entorno especial dedicado al ‘deleite’ de todos los sentidos, y cuanto más subes más te acercas a las nubes y ves las nieves perpetuas y entonces el conducir tu moto es un todo, y todo fluye.

En algún momento que otro, surgen dificultades para atravesar zonas, estamos en caminos de montaña, barro y piedras a lo largo y ancho de aquellas pistas que a veces te ponen un poco al límite, con aquellas pendientes que van haciendo los pueblos más y más pequeños cuando miras hacia abajo. Pero la moto responde perfectamente y los neumáticos Tourance de Metzeler solventan todas las condiciones del terreno.

Pasada la noche en la tienda de campaña, un buen ‘hotel’, toca despedirse de esta maravilla, recomendable en todos los sentidos, y poco a poco vamos dejando atrás un paisaje que bien serviría para rodar el mejor anuncio de motos por serpenteadas carreteras.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos