Advantec

LA ESTACION DE LOS PUROS

Por Gustavo Cuervo
Se acabó el verano y con el las buenas temperaturas y los días largos para montar en motocicleta. Algunos guardarán su moto en el garaje hasta el regreso de mejores climas. Lo cierto es que cada vez son menos los que ‘olvidan’ su montura hasta que vuelven las buenas temperaturas y esto se debe básicamente al avance en los equipamientos en vestuario para los motoristas.

Hace algunos decenios, cuando el cuero era el único elemento de protección contra todo, había que recurrir a elementos aislantes tan clásicos como el periódico metido bajo la chaqueta o las bolsas de plástico, pero esos tiempos ya pasaron. Actualmente el vestuario invernal permite viajar en moto con temperaturas muy bajas sin sentir demasiado los efectos de tan gélida estación. Lo mas importante para no pasar frío es aislarse. Parece algo sencillo, pero hay que pensar que lo único importante es no perder el calor que tu cuerpo genera con su propio metabolismo. En temas de aislamiento el aire está entre los mejores elementos. En esto se basan la mayoría de los sistemas de aislamiento, crear una capa de aire entre dos superficies que no lo dejen escapar. En este principio se basan todas las modernas fibras aislantes, vamos, lo mismo que cuando utilizábamos el periódico con aire atrapado entre sus hojas.

Otro aspecto importante es la impermeabilidad. Evitar que el agua se filtre es algo más complicado, especialmente por que al mismo tiempo hay que dejar que el cuerpo transpire, es decir la humedad del cuerpo en forma de vapor salga al exterior. Si no fuera por esto el plástico seria la solución definitiva, pues hoy por hoy es prácticamente el único material que garantiza una completa estanqueidad. Las fibras impermeables con que están integradas las chaquetas, pantalones y guantes actuales desafortunadamente tienen una vida relativamente corta al aplastarse sus componentes o romperse y comprimirse con el uso, perdiendo sus propiedades.

Recuerdo como fue mi primer contacto con las fibras sintéticas impermeables y transpirables. Corría el año 1986 cuando BMW España me puso en contacto con 3M para que probara una nueva fibra que estaban intentando instalar en prendas deportivas, el Thinsulate. Les propuse una prueba en condiciones reales. Viajar en nuestra querida BMW R90 S de Madrid a los Alpes y vuelta en pleno invierno. Garibaldi nos fabricó a Chelo, mi esposa, y a mí, dos chaquetas de cuero a medida con la fibra nueva en su interior. Y nos fuimos a los Alpes en el mes de diciembre. La fibra funcionaba, aunque solo relativamente, pues era demasiado fina y con el poro demasiado grande, así que aguantaba solo la lluvia algún tiempo. El caso es que pasamos un frío increíble y nos mojamos, pero trajimos un buen informe y los pasaportes con los sellos de Francia, Suiza e Italia (entonces aun había fronteras en cada país de la CEE) para demostrar que pasamos por los Alpes en pleno invierno.

Actualmente, hay dos accesorios, que aportan las motos, que también ayudan mucho. Me refiero a los puños y asientos calefactables, que consiguen que cualquier viaje en invierno sea mucho más placentero y no digamos los carenados integrales que protegen del viento. Como decía arriba, lo importante no es generar calor, lo importante es no perderlo y cuanto menos rozamiento con el frío aire, mejor.

Esto, respecto del equipamiento, pero por muy calentito que viajes hay algo que hay que tener siempre muy presente en invierno. El clima, con frío, viento, lluvia, niebla, incluso nieve, obligan a tomar precauciones especiales. En el próximo articulo hablaremos de algunos trucos, pero mientras tanto la regla principal: Precaución. En invierno date un margen mas amplio en todo. La seguridad es lo primero. Estamos en la estación de los puros.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos