Advantec

CÓMO VIAJAR MÁS POR MENOS

Por Miquel Silvestre
Viajar en moto nos gusta mucho, y cuanto más lejos, mejor. Sin embargo, no siempre vamos todo lo lejos que nos gustaría porque creemos que nos falta tiempo y dinero. “¿La vuelta al mundo, cruzar África, hacer la Panamericana o ir a Cabo Norte? Sería estupendo, pero eso sólo lo pueden hacer unos pocos privilegiados con mucho dinero y tiempo libre… o espabilados como el Miquel Silvestre a quien se lo patrocinan todo.”

Vivir en España supone una ventaja y un inconveniente. La ventaja es que vivimos en uno de los mejores países para viajar en moto. Es grande, tiene buen clima, es seguro, es barato y sobre todo es diverso. Recientemente he viajado a Rusia. Desde Kiev a Moscú hay casi mil kilómetros y desde Moscú a Volgogrado hay casi dos mil más. En tres mil kilómetros no cambió el paisaje de llanura húmeda y bosque. Si buscamos la línea recta más larga en nuestra península y la seguimos haremos unos mil kilómetros. ¿Cuántas veces habremos cambiado de paisaje? Nos parecerá que cada 300 estamos cambiando no de país, sino de planeta.

Por eso mi primer consejo es viajar por España. Pero si queremos salir al extranjero, entonces aparece el inconveniente. Estamos en el extremo suroeste de Europa y somos un país muy grande. O sea, estamos lejísimos de cualquier sitio. Un alemán, un esloveno, un checo o un húngaro tienen más de diez países distintos a menos de una hora de viaje. Un madrileño necesita casi ocho horas para pisar el primer país extranjero que le permita viajar a otro, porque Portugal no da acceso a más países. Para empeorar el problema, Francia es una nación muy grande que nos deja su frontera norte a más de mil kilómetros más y la italiana a 500. Si vamos al sur, la cosa es también complicada, porque para ir a Marruecos tenemos que tomar un ferry nada barato, la frontera con Argelia está cerrada y la mauritana a más de dos mil kilómetros.

Mientras que, por ejemplo, para un alemán de Frankfurt, Cabo Norte está a menos de cuatro mil kilómetros, Estambul a 2.500 y Moscú a 2.300, para un gaditano están a 6.500, 4.000 y 4.700 respectivamente. Si el alemán viaja en tres años seguidos a todos esos destinos habrá hecho un total de 18.000 kilómetros y no habrá necesitado más de diez días o doce días cada vez a una media de 500 o 600 kilómetros diarios. El gaditano, por su parte, habrá hecho 30.400 y habrá necesitado más días y viajar más horas diarias. Y la diferencia de 12.000 kilómetros entre uno y otro habrá sido siempre en el recorrido por España y Francia. Recorrido que habrá hecho seis veces. 12.000 kilómetros de gasolina, horas, neumáticos, comidas, pernoctas y para hacer el mismo recorrido por autopistas de ida y de vuelta. ¿Tiene esto sentido?

Los siguientes artículos estudiarán los distintos sistemas que he ido usando para evitar estos inconvenientes y aumentar el periodo de viaje efectivo.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos