Advantec

RECOGIDA MOTERA SOLIDARIA

Por Sonia Barbosa
En un país con una tasa de abandono de animales tan alta como en España, sigo creyendo que hay personas para las que ser propietarios de uno es algo más que una responsabilidad y no les ven sólo como nuestras mascotas, sino como un miembro más de la familia.

Sin embargo, ante un mundo tan injustamente cruel, las asociaciones protectoras de animales no han hecho más que ir viendo cómo sus niveles de ocupación son cada vez más elevados y todas las ayudas recibidas se quedan escasas. El haber vivido la situación en primera persona, cuando hace algunos años presté mi colaboración a una de ellas, la infinidad de historias que podría contar acerca de la crueldad humana, pero, también, sin olvidarme del otro lado en el que se encuentran aquellas personas que han extendido su mano a estas situaciones que yo calificaría de vergonzosas y ante las que muchos prefieren no mirar. Estas son algunas de las razones que me motivaron a dar mi apoyo a la organización de la II Recogida Motera Solidaria en favor de los animales. En esta ocasión, lo recaudado fue destinado a los ‘peludinos’ de la Asociación Protectora de Animales ‘Adoptastur’, que podrán alimentarse durante unos días gracias a vuestra colaboración.

Llegó el día

Eran las 9:00 horas de la mañana de un soleado y silencioso domingo de mayo. Las excelentes previsiones meteorológicas para ese día se habían cumplido y las carreteras asturianas en apenas unas horas se llenarían de tráfico. Se celebraba el ‘Día de la Madre’ y con él se mermaban mis expectativas de una afluencia excesiva. Pero mi afán de ver el lado positivo de las cosas me hizo mirar hacia ese lado y decirme: “Todo lo que se consiga, por poco que sea, será más de lo que tenían”. En el teléfono, un mensaje de José, el chico de ‘Marchoenmoto’, al que muchos seguiréis por las redes sociales. Desde luego, un claro ejemplo de que ‘querer es poder’. Desde Castro Urdiales, su lugar de residencia, salió a las 7:00 de la mañana para poder aportar su granito de arena en el evento.

Con el cuerpo entumecido por el frío y la espera ante nuestra llegada, allí aguardaba junto a su BMW F 800 GS que tanto vemos en las fotografías acerca de sus viajes. Nada mejor que un café para entrar en calor y recibimos con una gran sonrisa a la persona que se encuentra al frente del Chiringuito Motero de Arriondas, Bea Peláez, cuya pasión por los animales es conocida por todos y que no dudó un solo minuto en permitirnos que la recogida de alimentos tuviera lugar en ese espacio tan mítico para el mundo de las dos ruedas. Sobre la mesa, las primeras aportaciones iban llegando y, entre ellas, las de ‘Tiendanimal’, del Centro Comercial Parqueastur en Corvera, que nos ofrecieron una variada selección de alimentos. El ruido de los primeros motores comenzaba a escucharse a partir de las 11:00 horas, cuando Marco Yamaha y Rox Van Biker, de Level96, ocuparon con sus monturas las primeras plazas del parking.

Poco después, Kike Mora, propietario de la tienda de venta y alquiler de motos KRCantabria y su hija llegaron hasta el lugar con su felizmente adoptado Chanquete, el cual, doy fe, se lo pasó en grande. A través de ellos, Ana Abreu, del grupo ‘Mujeres moteras en ruta’, estuvo presente, al igual que ya lo hiciera en la primera edición.

Caras conocidas como la aventurera Elsi Rider, propietaria de dos labradores, acompañada de Alberto, no pasaron desapercibidos en el Chiringuito. Aidusky Martin, la organizadora del encuentro conocido como ‘Motocomadres’, ante la imposibilidad de asistencia, envió su aportación a través de su amiga Arancha. Una muestra más de que ‘quien quiere puede’. No me fallaron esas personas a las que me une una gran amistad, como Raquel Laso, cuya presencia reivindica nuevamente su apoyo en mis constantes iniciativas y realzo la visita de alguien a quien conocí por las redes sociales que desprende dulzura cuando habla y muy querido en este mundo motero. Se trata de Constantino Suárez (Tinosyn), un señor de los pies a la cabeza que no faltó tampoco en la primera edición y por el que siento una gran admiración, como ya le dije en alguna ocasión. Le agradezco enormemente a él y a su mujer, Ana, el haber colaborado con esta causa. Cualquier conversación con Tino nos trasladará años atrás en el tiempo y os aseguro que la amenidad estará asegurada.

En representación de ‘Adoptastur’, Laura y dos de sus amigas disfrutaron del lugar, asegurando no haber estado nunca, encantándoles. Por el verde prado, Yako, uno de los animales en adopción, vivió una jornada intensa de correteos, caricias y mimos. Esperemos que no tarde mucho en encontrar un hogar en el que le cuiden y le regalen mucho cariño.

Eduardo Fernández ‘Dudu’, uno de los seguidores más fieles de mis blogs, no quiso dejar de colaborar también con la causa y hasta allí se acercó para aportar su granito de arena como así lo hicieron a última hora Irys Calvin y su grupo de amigos con sus ‘peluditos’ y gran cantidad de pienso, latas, camas, etc.

Ese día, en el Chiringuito Motero de Arriondas, los ojos de nuestros ‘amigos peludos’ no estaban tristes, sino que brillaban al tenernos cerca de ellos. Un amor desinteresado sin igual. Dar, dar y dar sin esperar nada a cambio. Así son ellos. Nos reciben a los cinco minutos de irnos de casa como si nos hubiéramos ido un mes. Porque con ellos aprendí lo fuerte que pude llegar a ser viendo verdaderas atrocidades sobre actos repugnantes: abandonos en contenedores, ríos y un sinfín de ellos más que preferiría no nombrar para no herir a nadie. Sí, así es esta sociedad en la que vivimos, que presume de tanto y carece de todo y, si como dijo Ghandi , “Un país se puede juzgar por la forma en la que trata a sus animales”, España estaría condenada a cadena perpetua. Si nosotros somos un todo para ellos, ¿por qué ellos no lo son todo para nosotros? Tengo bien claro que, si ser animal implica ser como muchos de ellos, prefiero dejar de ser persona y convertirme en uno.

En nombre de la Asociación Protectora de Animales, muchas gracias a todos los que habéis colaborado en la II Recogida Motera Solidaria. Sin vosotros no hubiera sido posible.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos