Advantec

HISTORIAS PUNTAPUNTA 2017

El puntApunta (pAp) 2017 ha sido arrollador, con 750 motos y un total de 860 inscritos, entre conductores y acompañantes. Todo un récord de participación y también de organización, pues la travesía, que se inició en Santander y acabó en Estepona, con etapas en Segovia y Ciudad Real, se saldó sin incidentes de consideración, en una muestra de civismo y convivencia fruto del buen ambiente que se respiró desde el principio.

El pAp lo conforma una amalgama de personas de todo tipo y condición unidos por una misma pasión, la moto. Así, conocimos historias de superación, emotivas otras, incluso de homenaje a quien ya no está. Y también vimos a muchas riders conduciendo sus BMW, un hecho cada vez más normal y frecuente como es el acceso de la mujer a las dos ruedas, y que en BMW Motorrad celebramos y fomentamos facilitando que nuestras motos sean accesibles a ellas, además de crear nuevos modelos que promuevan esa normalidad.

Personas sordas moteras

Una de esas historias de superación que citamos al principio son la que protagonizan Juan Antonio, Rubén y David, moteros los tres con sendas BMW, R 1200 RT y R 1200 GS Adventure, respectivamente, los dos primeros, y pertenecientes al grupo de Todomoto Córdoba. Son personas sordas, como les gusta que se les denomine, sintiéndose muy agradecidos cuando Alexander Von Scheidt, Director de BMW Motorrad España, se dirigió a ellos durante el acto de presentación, y posterior briefing del pAp, en el Palacio de Deportes de Santander, en el que no faltó una traductora que les trasladaba, mediante el lenguaje de signos, las palabras de los oradores.

“Disfrutamos la moto y sentimos la misma pasión que el resto”

Nos cuentan que “en vez de tener cinco sentidos, tenemos cuatro (al faltarles la audición) y se vive estupendamente”, asegura Juan Antonio. Los tres están en Santander porque su sordera no les impide “disfrutar de la moto y sentir la misma pasión que el resto”, una afición que les viene de muy temprana edad. Incluso en nuestro país existe el Club de Moteros Sordos de España, que se reúne un par de veces al año. A los tres el pAp les parece un gran evento, donde se lo han pasado de maravilla, nos dicen en Estepona, fotografiados con el Finisher, anunciando que en cuanto lleguen a su trabajo van a pedir una semana de vacaciones, como ahora, “para participar de nuevo en el pAp del año que viene”.

Yolanda: “Poder es querer”

En un alto en el camino, concretamente en una gasolinera, donde paramos a repostar, nos encontramos con Yolanda y Camelo, su marido. Los dos hacen el pAp en una BMW R 1200 GS que ella le regaló a él. La ‘pequeña’ diferencia con respecto al resto de participantes es que Yolanda tiene una invalidez debido a una enfermedad degenerativa y a un cáncer diagnosticado y operado posteriormente. Esta burgalesa necesita la ayuda de Camelo para subirse a la moto, habla con dificultad, pero “me encanta la aventura, me gusta pAp y le dije a mi marido que por qué no lo íbamos a hacer”. Poder es querer”, añade. Y allí estaban ambos, ella con su ilusión. Él ilusionado por hacerlo juntos.

Madre e hijo homenajean a Thomas

Cristina pasa apenas de la cincuentena y conduce una BMW F 800 GS a la que le lleva hechos ochenta mil kilómetros. Ha realizado el pAp con su hijo Martin, de 24 años. Nos los encontramos en la fiesta de celebración por la llegada a Estepona. Ambos han hecho el pAp en homenaje a Thomas, el marido de la primera y padre del segundo. Thomas tenía una BMW R 1200 GS y era un rider incansable que se hizo Europa entera, llegando incluso a Rusia y viajando por todo el país. En septiembre del año pasado, poco después de haber estado en los BMW Motorrad Days de Formigal, perdió la vida prácticamente en la puerta de su casa al ser embestido por un camión. “Era un enamorado del pAp”, nos explica Cristina con gran entereza, aunque poco antes, al entregarle una placa por su participación en la travesía y los motivos del mismo, apenas pudo dirigir unas palabras a los presentes. En la edición de 2017, ella y su marido hicieron el pAp juntos, y este año lo iban a hacer los tres, el matrimonio y su hijo, cada uno con su moto, pues Martin no pudo entonces. Éste nos cuenta que recuerda a su padre “subido a su moto, salía siempre por ahí. Su felicidad era su BMW y viajar”. Del pAp, su madre manifiesta que ha sido “una maravilla, con una organización estupenda y el mejor road book”, destacando el “cariño de todos los que estaban en los controles”.

Ana: “Volveré. No me pierdo ningún pAp”

Ana lleva en moto desde los 18 años. Es de San Sebastián, lleva una R 1200 GS Adventure, “es muy fácil de llevar, tanto que incluso los que no saben pueden conducirla”, asegura. Ha participado en los cuatro pAp y la entrevistamos en un alto del camino. “Esta edición es muy chula, aunque me gustó más el paisaje del año pasado”, dice. ¿Volverás?, le preguntamos. “Sí, claro, no me pierdo ninguna”.

Pepi: Estreno en el pAp con su F 650 GS

Pepi, 45 años, se estrena en el pAp. Lo ha hecho con su F 650 GS, junto a su marido, también con otra BMW. “Se me queda corta -dice ella-, pero para trabajar me va muy bien. La cambiaría por una R 1200 GS”. De su debut en la travesía manifiesta que “muy bien”, resaltando que “no me he sentido agobiada por el número de motos que había en ningún momento”.

Leire: “La moto es libertad”

Leire es de Vizcaya y lleva en moto “toda la vida, porque la moto es la libertad”, asevera. También se estrena en esta edición, “y no será la última. He disfrutado mucho y me ha encantado la organización y la gente. Y repetiré”, concluye.

Amaya, y su segundo pAp: “Me ha encantado”

Amaya viene de Sevilla, tiene 39 años y su moto es una F 800 ST desde marzo de 2008 con la que lleva hechos cien mil kilómetros, siendo Italia el país más lejano al que ha viajado. “Mi moto es estupenda, una muy buena compañera. Ahora la voy a cambiar por la R 1200 GS”. Es el segundo pAp que hace “y me ha encantado, éste y el anterior, y no le cambiaría nada. La organización, un diez”.

Por JMA

2 Respuestas para “HISTORIAS PUNTAPUNTA 2017”

  • Juan Antonio dice:

    Joe, me dais una envidia de tres pares de narices.
    Cada año, cuando leo lo que disfrutáis, los comentarios de los asistentes, me digo siempre del próximo no pasa. Pero siempre me surge un compromiso o un lío del que no me puedo escapar.
    Entre tanto disfruto leyendo vuestros comentarios. Con la esperanza de que algún año pueda asistir.
    Saludos.
    Juan Antonio

  • Diego Lira diaz dice:

    Me parece fenomenal no soy motero pero mi hijo David si y veo que lo pasais muy bien y yo me alegro mucho animo para todos.

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos