Advantec

ISAAC FELIU, TRAS EL ACCIDENTE EN EL HELLAS RALLY RAID, “HA SIDO UN MILAGRO NO HABERME HECHO NADA”

Por José Mª Alegre
Isaac Feliu es Embajador de BMW Motorrad por su pasión por las motos y sus múltiples facetas entorno a ellas: piloto de rallyes, viajero incansable, instructor en un centro de off road que dirige donde enseña a los riders a rodar en el campo, preparador de motos como su actual BMW con la que la que compite, y todo ello siendo un autodidacta.

Recientemente, disputando el Hellas Rally Raid en Grecia, sufrió un tremendo accidente que pudo tener consecuencias muy serias, pues cayó con su moto por un puente desde mucha altura. Sin embargo, ya fuera la fortuna, los dioses o que es un tipo duro, Isaac salió indemne del susto que conmocionó a las redes sociales: “Realmente fue un milagro que no me pasara nada, porque la cosa estaba para hacerse mucho daño. Físicamente estoy bien; anímicamente, no tanto. Pero eso se recupera”, confiesa con una sonrisa que en él es permanente.

Pregunta. ¿Eres un tipo con suerte?

Respuesta. Hombre, la suerte hubiera sido no caerse”. (Se queda en silencio unos segundos pensando en lo sucedido y el saldo del mismo, matizando lo dicho). “Sí, hay que hablar de suerte”.

P. ¿Cómo fue?

R. Abordé una curva que confluía en un puente estrecho que en el road book estaba señalado como peligro 2 (de 3). Visualmente no entrañaba peligro. Pero entré más rápido de lo debido, la rueda delantera no agarró y en vez de entrar en el puente, siguió recta, cayendo ambos, moto y yo, unos siete metros a plomo”.

P. ¿Qué conclusiones sacas de este accidente?

R. No sé qué decirte. En caliente, dije que no correría más, que era demasiado riesgo. Luego, en frío, pasado el susto, pensé que eso me podía haber pasado igualmente cuando entreno por caminos, porque yo siempre voy rápido. Al final, ha sido un lance de carrera. Lo que más rabia me dio -continúa- es que estaba haciendo un buen rally, con buenos tiempos, el mejor de mi vida. Iba 13º de la general, detrás de los profesionales, de los que se ganan la vida en las carreras, y 3º en mi categoría, y podía haber quedado muy bien.

P. ¿Seguirás compitiendo?

R. Sí, aunque procuraré hacerlo con más seguridad. Ya veremos si este año, porque se están suspendiendo carreras, pero al Hellas seguro que volveré, porque es un rally que me gusta mucho, está muy bien y resulta accesible.

P. ¿Has recibido el apoyo de la gente?

R. En cuanto se supo, todo el mundo se volcó conmigo, en las redes sociales, por teléfono, alguno de mis patrocinadores también me llamó preocupándose por mi estado. Sí, en general he recibido el apoyo y cariño de todo el mundo”.

P. Por cierto, ¿cómo está la F 800 GS?

R. Todavía no me ha llegado. En una primera visión vi que estaba tocada, aunque creo que no ha sufrido mucho. La puse en marcha e incluso rodé con ella para llevarla a lavar y el motor funcionaba, el resto son piezas que se cambian y ya está.

Posteriormente, cuando la BMW llegó a sus manos, Isaac pudo comprobar que los daños no parecían tan graves.

“Tiene el subchasis doblado, también las horquillas delanteras y algo de ‘chapa y pintura’, pero creo que el chasis está intacto, al igual que el motor”, asegurando que “de la moto sólo puedo decir buenas palabras. Estaba funcionando de maravilla. Es la primera de rally que me preparo yo, personalmente, y no me ha dado ningún problema. Acabar la etapa, ir al paddock, lavarla y ponerle gasolina para la jornada siguiente, no había que hacerle nada más. La moto ni un reproche, espectacular. Aquí, el que fallé, por desgracia, fui yo. Esta F 800 GS es muy buena moto, estoy muy contento”.

De mirada azul y gesto jovial que difícilmente le abandona, a Feliu la pasión por las dos ruedas le viene desde los once años, cuando veía a todos sus amigos del pueblo ir en motos de 49 cc, pero sus padres no le permitieron poseer una. “Pero siempre quise tenerla”, afirma.

Luego, cuando las cosas le empezaron a ir bien con la informática, se compró, para moverse por Barcelona, ciudad en la que vivía, un scooter y “apareció esa pasión que tenía escondida. Me gustó demasiado y ya no lo he dejado”, cuenta. De allí pasó a una de 500 cc, a la que le sucedió otra de 600, una moto de asfalto, “con la que empecé a hacer campo, porque en esa época éramos jóvenes e inconscientes y no sabíamos lo que era una trail. Para mí todo eran motos, iban con dos ruedas y tanto me daba carretera como campo”. Quien supo aconsejarle le dijo que mejor una trail y “me enamoré de la R 1200 GS. Había visto los vídeos Long Way Round de Ewan Mc Gregor, los de Charly Sinewan, y tenía ganas de hacer aventuras de ese tipo, y me compré la GS y ya no me he bajado de la moto hasta hoy”.

Como autodidacta que eres, que dejaste de estudiar prematuramente, poniéndote a trabajar muy pronto y has salido adelante, ¿ese abrirse camino siguiendo tu instinto ha marcado tu vida?

Yo creo que sí. Soy muy pragmático, de los que piensa que si no lo veo no lo creo, y todo lo que he hecho, lo he hecho por mi cuenta. He ido en moto de forma autodidacta, me construí mi propia casa, todo lo tengo que hacerlo yo, tocarlo, entenderlo y a partir de ahí, aprender. Obviamente, me asesoro de gente que sabe más, pero yo soy un tío práctico, no teórico”.

Y como tal, joven, con una BMW R 1200 GS Adventure y ganas de conocer el mundo, Feliu se fue a recorrer África, ¿cómo se te ocurrió hacerlo?

“Porque tienes una moto que pone Adventure y uno sueña con hacer aventuras, y yo, desde que me compre la moto en 2010, me hacía un viaje cada año. Empecé por los Pirineos, luego hice los Alpes, posteriormente fui a Eslovenia, Cárpatos, Ucrania y vuelta y en 2013 quería ir hasta Dakar y volver. Pero a mí no me gusta regresar por el mismo camino, prefiero hacerlo por otro lado, pero en África no hay muchas opciones”.

La intención de Feliu era pasar por Níger, pero un amigo le hizo desistir, “gracias a Charly Sinewan, al que cononozco, y tiene más experiencia que yo, cuando se lo expliqué me dijo que esa frontera estaba cerrada. Descartada esa opción y mirando por donde podía volver, lo hice por Egipto. En ese momento el trabajo me lo permitía y no me lo pensé mucho”.

Isaac se hizo 42.000 km en 76 días, que son muchos kilómetros diarios (una media de 550 km). Reconoce que “no soy un gran viajero, a mí me gusta mucho ir en moto, y cuando viajo es lo que hago, no hago turismo, no paro en sitios, no veo monumentos. Voy en moto y me gusta ver cómo cambia el paisaje, la orografía, la gente, como cambia todo, pero no pararme a ver este o aquel sitio, sino que es la sensación de avanzar la que me motiva”.

P. Entonces, al contrario que tu amigo Sinewan y otros, tú no haces amigos, haces kilómetros…

R. “Exactamente, aunque conoces gente por el camino. Es verdad que la mayoría de grandes viajeros son gente soltera, que ha dejado atrás toda su vida para dedicarse a viajar y yo estoy casado, tengo dos hijos y no me puedo permitir el estar cuatro meses de turisteo lejos de casa. Me gusta ir en moto, me gusta viajar, pero no quiero hacerlo mucho tiempo fuera de casa. Hay que encontrar el equilibrio entre una cosa y la otra y el ir a mi ritmo me permite estar con los míos antes”.

En la actualidad, Feliu, que dejó la informática hace un año, “que es lo que me ha dado de comer hasta ahora”, está centrado íntegramente en el proyecto TwinTrail, venta de accesorios y productos para motos trail, y en 30 MPS Adventure, empresa que se dedica a los cursos off road (“trail, no enduro”, recalca)”, viajes (on y off road) y eventos para motos maxitrail, “que para mí son las mejores motos para hacer grandes tiradas por carretera, meterte en el campo, disfrutar y explorar el mundo”.

También está disputando rallyes con la F 800 GS preparada por él ya citada al principio, prescindiendo de su R 1200 GS, ¿te la volverías a comprar?

R. Sin duda. Yo me compré la GS por su capacidad aventurera y creo que sigue siendo la mejor moto del mercado para hacer esto. Actualmente estoy corriendo más rallyes, desde un uso más competitivo, y la GS no está diseñada para eso. Para competir, tengo la F 800 GS preparada que es una moto más apta, más ligera para correr. Pero estoy deseando volver a comprarme una 1200 GS para hacer los viajes que realizamos a los Alpes, rodar por carreteras, por pistas, para un uso lúdico de la moto. Sin duda, la mejor moto que he tenido y que existe.

P. Por tu experiencia, ¿quién crees que es más completo, el piloto de campo o el que compite en asfalto?

R. El de campo, sin duda. De hecho, los pilotos de MotoGP entrenan en el campo. En tierra hay muchas más variables que afectan al pilotaje de la moto que exigen estar mucho más preparado para dominarla. Y dentro de los pilotos de campo, el de trial es el piloto más completo, el que debe tener la técnica más depurada, equilibrio y dominio de la máquina”.

P. ¿Te gustaría que alguno de tus hijos se dedicara a la moto profesionalmente?

R. A mi hija, que ya tiene casi diez años, le gusta ir conmigo en moto, pero de momento no muestra interés ni por tener una ni tampoco por las bicis. El niño, que hará dos años, veremos. Pero, así como hay padres que quieren y favorecen que sus hijos vayan en moto, yo me muestro neutral. Mi mujer tampoco es motera. Si pasa, pasa, y creo que sufriré como padre si a mi hijo le gustan las motos, porque no es lo mismo pilotar que ver pilotar a otro, en este caso a un hijo. Pero si van en moto y les hace felices, yo encantado y si quieren dedicarse a otra cosa, no tengo ningún problema”.

P. En los cursos off road de 30 MPS, escuela de la que eres el director, ¿que aprenden los alumnos?

R.

Un curso de iniciación al trail sirve para quitarse miedos, para que comprueben que ellos y su moto son capaces de hacer cosas que pensaban que no era posible. Nosotros sentamos las bases de lo que es la conducción por el campo, damos la confianza y también la teórica para que el que viene a un curso se atreva a salir por su cuenta, a hacer kilómetros y a partir de ahí, dominar su moto. Lo que está claro es que tras un curso de fin de semana no puedes irte luego al Dakar, pero sí a perderle ese miedo inicial que todo el mundo tiene a rodar en tierra y sacarle mucho más partido a una moto trail que está diseñada y pensada para hacer eso”.

A Isaac Feliu le gustaría poder competir más asiduamente, disputar más pruebas de las que corre actualmente, el problema es que “la competición es muy cara -asegura-. Una moto de carreras requiere muchísimo mantenimiento. Y no sólo es caro por esto, sino por toda la logística que requiere, desplazamientos, inscripciones a rallyes, que son miles de euros, no cientos, alojamiento, etc. Me gustaría competir más, a pesar de haber empezado un poco tarde, porque tengo cerca de cuarenta años. Pero sí, quisiera participar más de lo que lo hago, sobre todo en pruebas internacionales, y haré lo posible para seguir compitiendo”.

P. Entonces, desde aquí hacemos un llamamiento al que quiera esponsorizarte…

R. “¡Por supuestísimo!”, lanza, riéndose abiertamente. “No prometo resultados, pero sí buen rollo”, añade sonriente.

P. ¿Qué te gusta más, viajar en moto, pilotar en competición o enseñar?

R. Esta es una pregunta complicada, porque lo disfruto todo. Disfruto mucho enseñando, viendo cómo llega la gente acogotada y vas comprobando, a medida que superan los ejercicios, la cara de felicidad que se les pone y como te lo agradecen, y eso me llena mucho. Viajar me encanta. Últimamente lo hago con 30MPS, acompañado a clientes, que no deja de ser un trabajo, y aunque me gusta viajar solo, sin nada programado, ni ciudades, ni hoteles, en tienda de campaña, a la aventura, también lo disfruto. Y pilotar es mi pasión. El intentar superarte a ti mismo en competición, eso me gusta mucho. Pero las tres cosas me gustan y si me dijeras quédate con una de ellas, no sabría cuál elegir.

P. Isaac, ¿cómo te definirías?

R. Yo creo que soy una persona sensata, responsable y trabajadora, llevo quince años como autónomo y he salido adelante. Disfruto mucho con la compañía de la gente y cuando estoy en un grupo me gusta pasarlo bien. Soy un tío alegre, fácil de llevar, no me cabreo nunca con nadie, no me enfado por nada y acepto la vida tal como me viene lo mejor que puedo.

P. Y cómo te ves dentro de diez años

R. ¡Uf! Espero seguir disfrutando de la vida como lo hago ahora.

2 Respuestas para “ISAAC FELIU, TRAS EL ACCIDENTE EN EL HELLAS RALLY RAID, “HA SIDO UN MILAGRO NO HABERME HECHO NADA””

  • Jorge dice:

    Ante la duda gases
    Me alegro de que la caída sea leve.
    Saludos de fran Jensen y mio.somos los de las gs 800 chasis rojo , nos vimos en merzuga cuando estaba el helicóptero
    Saludos

  • Ignacio Mut dice:

    Isaac es un tipo magnífico, amable, entregado. Con capacidad de enseñar divertido pero sabiendo mandar. Un ccrack/! No tengo ninguna duda en recomendar a todos sus cursos. Mi mujer ha aprendido un montón y se ha quitado el miedo/. No dejéis de apuntaros y disfrutar de las enseñanzas de Isaac.
    Un amigo y una referencia para los que hemos tenido la suerte de estar con el!!

Deja tu comentario

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos

Invita a tus amigos