Advantec

MIQUEL SILVESTRE: ‘THE GS CONQUEROR’. ESPECTACULAR REPORTAJE

Todos conocéis a Miquel Silvestre, Embajador de nuestra marca y rider reconocido y respetado en el mundo BMW Motorrad. Y también en el de la motocicleta en general. A lomos de su R 1200 GS, descubre el mundo viviendo una serie de aventuras vitales de las que nos hace partícipes escribiendo libros y realizando una serie en TVE, ‘Diario de un nómada’.

Ahora, la Neewsletter internacional de BMW Motorrad ha reparado en Miquel realizándole un artículo/entrevista que titula ‘El conquistador GS’ y que reproducimos (y traducimos, pues está hecho en inglés) por su interés, ayudándonos a conocerle más, personaje singular que nos cautiva con la visión tan particular que tiene del planeta y que nos muestra recorriéndolo con la BMW.

Silvestre ha seguido los pasos de conquistadores españoles como Francisco de Cuéllar, González de Clavijo o Emilio Bonelli, desde Europa hasta Asia y África. De esta manera conoce más y más sobre sus antepasados, formándose él mismo una opinión sobre la historia con lo que ve con sus propios ojos. “La única forma de tener una fotografía de lo que está pasando en el mundo es viajar”. Además, Miquel considera que la motocicleta es el medio de transporte más adecuado para descubrir mundo, algo que lleva haciendo desde 2008, pues con ella tenemos una auténtica ventana a la realidad con la que descubrir los lugares más recónditos.

Para llevar a cabo su obra, Miquel Silvestre se ha dedicado en cuerpo y alma a viajar con su motocicleta, dejando de lado temporalmente su trabajo. La primera zona que visitó nuestro protagonista es la región de la Toscana italiana, un lugar donde mucha gente va de vacaciones, pero que en el caso que nos ocupa fue elegido porque Miquel leyó mucho acerca de los conquistadores españoles durante su infancia. Desde ahí, Silvestre siguió viajando por Europa hasta lugares tan distantes como Irlanda durante ocho meses.

¿Por qué la gente se convierte en aventurera? Miquel se lo preguntaba a sí mismo hasta que llegó a una conclusión: es una forma de resistirse a crecer. En un viaje alrededor del mundo no hay un día sin miedo o euforia. Es la experiencia más excitante que se puede tener en la vida, sin rutinas. De hecho, después de acabar su excedencia, Silvestre cuenta que no podía volver a tener una vida normal. Su visión había cambiado. Por ello, dejó su trabajo definitivamente y se lanzó con su moto a conocer África. “Las cosas que había oído sobre África me asustaban, pero cuando llegué allí no solamente experimenté hambre, guerra y sangre, como sugieren los medios. Había amistad y ganas de ayudar. Sí, hay conflictos, pero no tanto como nos venden”.

Durante el viaje a África, Miquel conoció muchos personajes curiosos, encontrándose en muchas situaciones absurdas que le ayudaron a escribir su novela ‘Un millón de piedras’. En total, 240 páginas llenas de historias de sus encuentros en la sabana, la jungla y el desierto. “Estoy muy orgulloso de ese libro”, afirma Silvestre.

Las jornadas de Miquel se convirtieron en más largas, y las distancias a recorrer, mayores. Tras África, recorrió América del Norte, Asia central y Oriente. Siempre solo. Él era totalmente libre junto a su motocicleta. “No hice mucho caso a las reuniones de moteros o excursiones grupales. Yo soy un rider solitario con mi chaqueta de cuero que usa su moto”. Miquel vive sus viajes como un nómada. Simple y primitivo.

La barba creció, el estómago se hizo más y más fuerte y se acostumbró a dormir en lugares que distaban mucho de ser cómodos. Su mote, ‘Big Monkey’ -el Gran Mono-, no podía ser más propicio. Todo esto hizo que Miquel empezase a echar de menos su vida diaria y su hogar. Siempre esperaba volver a casa tras un largo viaje. “Aquí se vive muy bien. Hay libertad, seguridad, un buen clima, lugares bonitos donde escaparse, jamón ibérico y aceite de oliva”. Y, además, Miquel también tiene en España al amor de su vida.

En 2015, Miquel Silvestre se casó con la periodista Teresa Perales, que cuando entrevistó al que sería su marido no imaginaba que le iba a cambiar la vida. Eso sí, su visión de los viajes es totalmente diferente, tal y como nos cuenta Miquel. “Cuando empezamos, invité a Teresa a hacer un viaje en moto en Estados Unidos. Al segundo día, ella no volvió a montarse en la moto, utilizando un coche desde ese momento mientras me seguía por la carretera. Tenemos formas totalmente diferentes de afrontar un viaje”.

Sin embargo, la vida de Miquel no la cambió el matrimonio, sino la llegada de Alejandro, su hijo, en verano de 2016. Debe su nombre al conquistador Alejandro el Grande, por cierto. “Mi vida iba a dejar de ser nómada para siempre. Ahora llevo a cabo más proyectos en España, pero no volveré a mi anterior vida. Un aventurero es alguien que quiere sentir emociones infantiles. Ahora, observando a mi hijo, veo su desarrollo y me ayuda a sentirme como un niño también”.

Para ver la entrevista en la News internacional BMW Motorrad:

http://brand.bmw-motorrad.com/en/stories/people/miquel-silvestre.html

Deja tu comentario